Alerta Roja rechaza reunirse con el ministro de Cultura y sigue con las movilizaciones del sector

La plataforma que agrupa a distintas asociaciones relacionadas con los espectáculos mantiene sus movilizaciones para el próximo jueves 17 de septiembre

El colectivo Alerta Roja Eventos, que aglutina a diferentes asociaciones de la industria de la la música, los espectáculos y todos sus oficios, ha anunciado que no acudirá a la reunión que estaba fijada con el Ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, aunque agradecen la convocatoria. Desde la asociación consideran que el conflicto “debe tratarse de una manera transversal y simultáneamente con el Ministerio de Cultura y Deporte, Trabajo, Industria, Turismo, Asuntos Económicos y Hacienda” y anuncian que mantienen sus movilizaciones previstas para este jueves, día 17 de septiembre.

“Las movilizaciones del 17-S siguen adelante con el fiel compromiso de dar visibilidad a la alarmante situación que está viviendo el sector”, aseguran desde la plataforma, que representa a un sector “especialmente perjudicado” por la crisis sanitaria y critican a la falta de reconocimiento de esta situación por parte de las distintas administraciones públicas. “Asimismo, debe existir un compromiso urgente, por escrito, por parte de las Administraciones Públicas, de un Plan de Rescate inmediato que asegure la supervivencia de todos los profesionales que, sin trabajar desde el mes de marzo, están viéndose en situaciones extremas para poder atender a sus familias, y que tenga también en cuenta a las empresas que se ven abocadas irremediablemente a cerrar en los próximos meses”, reclaman desde el colectivo.

Alerta Roja reclama la constitución de una gran mesa de trabajo donde abordar la situación del sector en los últimos meses. “Todos los profesionales del sector, de todas las disciplinas, estamos dispuestos a trabajar y a establecer canales de comunicación efectivos con los que (re)construir unas bases firmes, sólidas y duraderas para el sector, que, afectado por la estacionalidad e intermitencia de la actividad, necesita de una reglamentación homogeneizada, específica y adaptada a las especiales circunstancias y particularidades en las que se desarrolla, permitiendo a todos los implicados disponer de seguridad jurídica y teniendo en cuenta todas las disciplinas y participantes empresariales y laborales”, concluye la plataforma.