Científicos madrileños hallan restos de una familia del Neolítico en los Pirineos

Dentro de la “escasez” de enterramientos múltiples neolíticos, este es uno de los pocos casos que sugiere una tumba biológica familiar

Un grupo de investigadores han hallado un enterramiento inusual. Se trata de unos restos arqueológicos de una tumba biológica familiar en una de las necrópolis neolíticas más importantes de los Pirineos, la Feixa del Moro. La localización se encuentra en Andorra y data de los años 3975 - 3790 a. C.

Los investigadores, del grupo de Genética Forense y Genética de Poblaciones de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), aseguran que se trata de un hallazgo insólito y de gran importancia. Porque, dentro de la “escasez” de enterramientos múltiples neolíticos simultáneos, este es uno de los pocos casos que sugiere un enterramiento biológico familiar.

En esta necrópolis, que se ubica a 1.335 metros en los Pirineos (Juberri, Sant Julia de Lòria, Andorra), se han hallado los restos de dos adultos y un recién nacido, destaca la Universidad en un comunicado. Todo ello, dentro de una investigación cuyo objetivo fue la interpretación multidisciplinar de la necrópolis en el contexto neolítico de los Pirineos, en una ruta potencial entre la Península Ibérica y Europa.

Por lo tanto, se realizaron análisis genéticos de parentesco y biogeográficos, así como el análisis genético de las características visibles externas, tales como el color de cabello, color de ojos y color de piel, agregan los autores. Los resultados sugieren la posibilidad de una familia nuclear tradicional, de los que se ha podido saber que todos tenían ojos marrones, la mujer adulta y el neonato tenían cabello castaño oscuro, mientras que el cabello del varón adulto era castaño-rojizo oscuro.