Encuentran restos de huesos relacionados con la crucifixión de Jesucristo

A través del análisis químico y físico de unos clavos hallados en 1990, un estudio demuestra que provienen de la cueva de Caifás

Crucifixión de Jesucristo en Cancún
Crucifixión de Jesucristo en Cancún

El lugar y condiciones de la crucifixión de Jesucristo han provocado durante años numerosas controversias entre historiadores y arqueólogos. Ahora, a través de un nuevo estudio, parece que coinciden en algo.

En 1990, durante la excavación de la tumba del sacerdote que presidió el tribunal que condenó a Jesucristo, Caifás, encontraron unos clavos que relacionaron con la crucifixión. No obstante, las piezas desaparecieron misteriosamente.

Ante dicho enigma, entró en escena el cineasta israelí Simcha Jacobovici, afirmando que había encontrado y usado las piezas para su polémico documental “Los clavos de Cristo” (2011). No obstante, los académicos negaron que pudiera tratase de los mismos hallados en 1990.

Ahora, se han esclarecido aún más las preguntas: un nuevo estudio realizado por especialistas de la Universidad de Tel Aviv señala que el análisis químico y físico de los clavos demuestra que provienen de la cueva de Caifás. El geólogo Aryeh Shimron, quien ha dirigido la investigación, asegura que también encontraron rastros microscópicos de madera y hueso incrustados en las púas de metal.

Por tanto, Shimron apunta que claramente estos clavos de 2.000 años de antigüedad estuvieron, al menos, involucrados en una crucifixión. Pero, ¿fue la de Jesucristo? Aunque no han encontrado aún una conexión clara, “la única evidencia es que fueron encontrados en la tumba de Caifás. ¿Es suficiente? No, puedo decir, prefiero confiar en la ciencia en lugar de en suposiciones”, explicó el científico.

Asimismo, a través de un comunicado, la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) contradice a la investigación, pues siempre ha sostenido que los clavos no pertenecen a dicha tumba. “Parece razonable que los clavos mencionados en el estudio provengan de una cueva en Jerusalén que data del mismo período. Sin embargo, no se ha demostrado una conexión directa con esta cueva específica. De hecho, incluso si se ha hallado un enlace todavía no podemos determinar con certeza que la cueva sea de hecho el lugar de enterramiento del sumo sacerdote Caifás”.