El líder comunista Mao Zedong
El líder comunista Mao ZedongDreamstimeLa Razón

Mao o el terror: la doctrina que perpetúa Podemos

Julia Lovell publica un monumental ensayo que estudia el maoísmo y recorre su influencia. Un libro capital porque muestra cómo perviven sus hipótesis

A Mao le divertía el «Xi Yóu Jì», o «Peregrinación al Oeste». Con razón: es una de las obras maestras de la literatura china. Cuenta el viaje de un monje a la India en busca de los preciosos manuscritos budistas… algo que no parece muy atractivo para el Gran Carnicero Comunista. Lo que le gustaban eran las andanzas del mono Sun Wukong, un gamberro rebelde que guía al monje siempre dispuesto a enfrentarse al infinito panteón de divinidades del Imperio del Centro y con ganas de divertirse con la subversión sistemática de cualquier orden establecido. Sun Wukong, el Rey Mono, fue pronto un héroe popular. Hoy triunfa en el anime, en los videojuegos y en los móviles asiáticos. Para Mao, era la representación del espíritu del pueblo chino, de su rebeldía y su voluntad de independencia… hasta que el Gran Timonel decidía cortarle las alas.

Ideologías asesinas

La anécdota, conocida y resaltada por Lovell en su monumental «Maoísmo. Una historia global», apunta al carácter particularmente resbaladizo del maoísmo en la historia de las ideologías asesinas del siglo XX. Encuadrado en el marxismo, sigue las pautas clásicas de comunismo. Relevancia del Partido, importancia (y precariedad) de una burocracia masiva, relevancia de lo ideológico compatible con un total pragmatismo, economía planificada, aversión a la libertad, represión sin límites, olvido de cualquier consideración moral, aborrecimiento de la religión… Las consecuencias son las mismas que en los demás regímenes comunistas: poblaciones aterrorizadas, campos de concentración, miseria, hambrunas, muertos por decenas de millones. La originalidad del libro de Lovell, profesora británica conocida por sus trabajos sobre China (en particular, «La Gran Muralla china contra el mundo» y «The Opium War») no consiste en esto, bien estudiado en una literatura en la que destacan, entre otros, Frank Dikötter y el gran Simon Leys.

El trabajo de Lovell se centra en la faceta, menos estudiada, de la expansión del maoísmo en el siglo XX. Se sabe mucho del genocidio llevado a cabo por los jemeres rojos en Camboya o la despiadada guerra contra los campesinos de Sendero Luminoso en Perú. Algo menos conocidas son las actividades de los maoístas en Nepal y la India, donde subsisten los grupos maoístas de la llamada Insurgencia naxalita, así como la influencia en Indonesia y en África, donde se introdujo como un predecesor de la actual entrada del neo maoísmo a lo Xi Jinping. El libro complementa, en esta perspectiva, el clásico «La China de Mao y la Guerra Fría», de Chen Jian. Presenta además rasgos originales al subrayar el carácter propio del maoísmo. Debido a su líder, un personaje repulsivo –véase el retrato de Jung Chang–, y a sus inclinaciones.

MAO
MAOLa RazónLa Razón

En un momento en el que el comunismo entraba en pleno descrédito a finales de los 60, Mao supo renovar el clásico interés de los intelectuales, en particular de los occidentales, por la utopía marxista. Les surtía de un imaginario ultraelitista, asequible solo a los iniciados, y los ponía en contacto con la clase obrera. Era el rostro occidental de lo que en el maoísmo era el Pueblo, el auténtico –el encarnado por el Rey Mono–, con el que el Gran Carnicero mantenía una comunicación directa. Había en el maoísmo una promesa de emancipación que Mao utilizó una y otra vez y que el propio Mao se encargaba luego de reprimir a capricho y con una violencia extrema. Lo atractivo no estaba solo en la promesa y la humillación. También en el poder que otorgaba a esos intelectuales y profesores de clase media. El maoísmo insiste en la primacía de lo cultural y en la reeducación. Se recordarán las sesiones practicadas, entre otros muchos lugares, en las aulas universitarias madrileñas en los 60 y 70.

Los podemitas las resucitaron con los escraches y las sesiones de humillación pública, auténtico semillero de terror y de reeducación ideológica. También aspiran a «construir» pueblo y a hablar en su nombre y, como el Gran Carnicero, se mueven entre la celebración de la emancipación y la purga, de regusto sádico y primitivo. Por otro lado, Mao promocionó siempre el feminismo, como cuenta Lovell, pero eso no le impidió practicar un machismo repugnante, propio también de nuestros podemitas y que otorga a algunas mujeres dóciles con el Caudillo un poder extraordinario. Nuestros podemitas se inspiran y financian en Latinoamérica, aunque se adivina en ellos un relente de maoísmo cuya conexión con el renovado maoísmo de Xi Jinping no anda tal vez muy lejos de realizarse.

Una contraposición monetaria entre China y Estados Unidos
Una contraposición monetaria entre China y Estados UnidosJASON LEEREUTERS

La coartada de la izquierda

Los marxistas-leninistas de la Transición repudiaron a Carrillo, como hoy Podemos. El viejo comunista se había «vendido» a la «democracia burguesa» en lugar de lanzar al pueblo contra «el fascismo»; es más, había propiciado el consenso en lugar de la ruptura revolucionaria. El maoísmo ofreció a esos comunistas disidentes un soporte ideológico para su deseo de incendiar «con una chispa la pradera» del franquismo. La unión de varios de aquellos grupos dio lugar al Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico (FRAP). Los europeos, no solo los españoles, encontraron en el maoísmo «repertorios rebeldes», en expresión de Julia Lowell en su libro. El repudio al comunismo soviético empujó a jóvenes de la Nueva Izquierda de los 60 hacia otras visiones del marxismo, así la China de Mao. Como resultado de la represión rusa en Hungría y Checoslovaquia, y la guerra de Vietnam, se produjo lo que Lowell llama «fiebre maoísta» entre burgueses occidentales. Ese maoísmo se dedicó a organizarlos en multitudinarias performances y acciones directas: ataques a personas e instituciones.
Vietnam hizo que el maoísmo se constituyera en la ideología de guerrillas en el mundo, que tomaron al Che como un modelo y a la muerte, el atentado y la lucha callejera como formas de hacer política. Ver cómo un joven pegaba a un policía emocionaba a un líder revolucionario porque demostraba que algo estaba pasando. Esas acciones directas de los «antifascistas» derivaban en algún caso en terrorismo planificado y callejero. Ocurrió en Europa y en España con el FRAP. En la Nueva Izquierda occidental quedó la idea maoísta de la Revolución: acabar con los «cuatro viejos», en referencia a los valores, tradiciones y la educación burguesa. Y lo harían a través de la educación, la cultura y los medios. Así podrían sustituir una democracia por una república popular para llegar al socialismo. Esta mentalidad persiste en cierta izquierda, como indica Lowell, y en España en el comunismo populista de Podemos.

▲ Lo mejor

Que los ejemplos que escoge la autora a lo largo del libro son minuciosos y relevantes

▼ Lo peor

El único inconveniente es que no se detiene a examinar los movimientos en España de estos últimos años
Jorge Vilches