Planeta celebra el mejor año del libro en una década

Carmen Mola, Paloma Sánchez-Garnica, Juan del Val, María Dueñas, Lorenzo Silva, María Oruña y Carme Chaparro se meten en el papel de los libreros por un día para celebrar que 2021 ha sido un año excepcional y la venta de libros ha subido un 15 por ciento

Escritores de Planeta en la librería La Casa del Libro en Gran Vía.
Escritores de Planeta en la librería La Casa del Libro en Gran Vía. FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

La epidemia levantó malos augurios y dio alas a los pensamientos de pesimistas y zahorís funestos que pronosticaban horizontes sombríos para la literatura y su porvenir. Sin duda, se equivocaron. Este 2021 concluyó siendo el mejor año de la década con un crecimiento de un 15 por ciento en la venta de libros. Una tendencia que no está prevista que se frene. Al contrario. Parece que se va a mantener en los siguientes meses. Lejos de caer, el confinamiento ha ayudado a acercarnos a la lectura de nuevo y los autores insignia de la editorial Planeta han querido celebrar este doble hito convirtiéndose por un día en libreros. En la Casa del Libro de la Gran Vía de Madrid, se han puesto al servicio de los clientes que se han asomado por allí para pedirles una de sus obras firmadas, charlar con ellos, pedirles recomendación o simplemente intercambiar opiniones. Ahí estaban los tres autores que engloba el seudónimo de Carmen Mola además de Paloma Sánchez-Garnica. Los dos últimos nombres que han recibido el Premio Planeta. Cerca de ellos se veía a María Dueñas, Juan del Val, Carme Chaparro, María Oruña o Lorenzo Silva, que departía con varios admiradores. Ellos sirvieron de oráculo para aquellos que se acercaban. Contestaban sus preguntas y los orientaban en sus dudas. «Han subido los índices de lectura y esto demuestra que lo que estamos haciendo los escritores es importante, porque los libros, al igual que el cine y la televisión, han ayudado a que la gente pase de mejor manera una situación tan grave como la Covid», comenta Jorge Díaz, uno de los tres Carmen Mola, que ahora presentan su nuevo libro, «La Bestia». Él mismo reconoce que existe el tópico de culpar a los lectores por no aproximarse a los libros, pero no está de acuerdo con eso. «Nosotros los escritores también debemos implementar nuestros esfuerzos para que aquello que hacemos resulte entretenido y atractivo para los demás».

Paloma Sánchez-Garnica, por su parte, reconoció que «los libreros son unos héroes». Para ella se abre ahora una perspectiva inédita al quedar finalista del Premio Planeta con su novela «Últimos días en Berlín»: «He ampliado los lectores y cuando vienen a hablarme descubro nuevas perspectivas de mis personajes y de mis obras que no había contemplado». María Dueñas, rodeada de su último éxito, «Sira», que se ha convertido en un nuevo fenómeno, recordaba que «leer es vivir y eso nos ayuda a expandir la vida. Nos impulsa a adentrarnos por caminos alternativos». Ella reconoció la importancia de las librerías en el ecosistema cultural y lo que deben los autores a los libreros. «Existían muchas dudas cuando se cerraron, pero en cuanto abrieron, todos comprendimos que son un refugio», expresó. María Oruña, que ha triunfado con «Lo que la marea esconde», reconoció que esta iniciativa es un homenaje a las librerías y los libreros «que son tan necesarios». Para la escritora es muy importante escuchar lo que dicen los lectores, pero también reconoce que hay que saber filtrar lo que te comentan y conocer bien qué es valioso y qué no lo es para la escritura. «Lo que he aprendido es que un escritor debe saber alentar la curiosidad entre sus lectores».