Sección patrocinada por

Cultura

El Museo Reina Sofía inicia el proceso para elegir nuevo director tras el fin de mandato de Borja-Villel

El actual director podría volver a presentar su candidatura, si bien todavía no ha desvelado sus intenciones

Manuel Borja-Villel, en las salas del Centro de Arte Reina Sofía
Manuel Borja-Villel, en las salas del Centro de Arte Reina Sofía larazon

El Patronato del Museo Reina Sofía ya ha iniciado el proceso de selección para el nuevo director del Museo Reina Sofía. En concreto, la plaza vacante se convocará el próximo 1 de febrero de 2023. El castellonense Manuel Borja-Villel, tras 15 años en el cargo, ha agotado su mandato pero puede volver a presentarse aunque no ha desvelado sus intenciones. El patronato ya ha comunicado los plazos y las condiciones del proceso para seleccionar al nuevo director, que será elegido por un comité de expertos que se nombrará en las próximas semanas.

El proceso de selección ha sido presentado por la presidenta del patronato Ángeles González-Sinde, según señala el museo en una nota. Salvo la fecha de su convocatoria, se desconocen los criterios de selección y quién formará parte del comité de expertos y profesionales que elegirán al nuevo director entre los candidatos que se presenten. El contrato de Manuel Borja-Villel acaba el próximo 19 de enero, cuando termina la segunda prorroga de su mandato.

Desde que Borja-Villel se marche hasta que llegue el nuevo director -o el vuelva él mismo-, el museo quedará en manos de la subdirectora artística Mabel Tapia y el director gerente del organismo, que dirigirán el museo. El proceso podría durar unos tres meses La anterior renovación de cargos se llevó a cabo en 2007 y de ella surgió el actual director, tardó unos tres meses en resolverse. Manuel Borja-Villel lleva quince años en el cargo y su contrato ha sido ampliado en dos ocasiones por periodos de cinco años. En este tiempo el historiador de Burriana (Castellón) y exdirector del MACBA y la Fundación Tapies, ha conseguido darle la vuelta al museo y convertirse en una de las personalidades más importantes del mundo del arte contemporáneo nacional e internacional.

El contrato de Borja-Villel acaba el día 20 de enero, poco antes ofrecerá una comparecencia ante los medios y después cogerá sus pertenencias y se marchará. No existe impedimento legal para que se vuelva a presentar y nada indica su marcha, aunque el afectado ni confirma ni desmiente por no condicionar el proceso de elección, según declaran fuentes de su equipo.

Tras su marcha y hasta que llegue el nuevo director -o el vuelva el propio Borja-Villel-, el museo quedará hasta entonces en manos de la subdirectora artística Mabel Tapia y el director gerente del organismo. Las quinielas apuntan a que Borja-Villel se volverá a presentar. Su proyecto, que ha dado la vuelta al museo y lo ha convertido en punta de lanza del arte contemporáneo latinoamericano, centrado en la idea de archivo, no está agotado y tiene todavía recorrido.

En estos quince años ha transformado la colección en dos ocasiones y ha realizado una ampliación de una veintena de salas, entre sus logros más destacados. En el anterior proceso nunca se llegó a hacer pública la relación de aspirantes que se postularon al puesto. La elección de Borja-Villel fue el primero organizado para elegir al director del museo, ya que hasta entonces los directores eran elegidos a dedo por Cultura.