MENÚ
martes 23 julio 2019
08:09
Actualizado

Ainhoa Arteta confiesa que un hombre la violó y casi la mata en Nueva York

El incidente se produjo cuatro días antes de cantar su primera ópera

  • Ainhoa Arteta
    Ainhoa Arteta

Tiempo de lectura 2 min.

09 de julio de 2019. 10:08h

Comentada
Paco Rodríguez 9/7/2019

ETIQUETAS

La soprano Ainhoa Arteta, de 54 años, confesó en "Retratos con Alma" de Televisión Española que fue violada en Nueva York en el año 1990, cuanto tenía 25 años. Arteta se enamoró de la ópera a los 5 años, momento en el que escuchó por primera vez a la gran dama de la canción María Callas. Empezó a cantar en la Coral Eresoinka de su padre y con 12 años ingresó en el Conservatorio de San Sebastián. A los 18 años se trasladó a Italia, donde recibió clases de Ettore Campogalliani, profesor de Pavarotti y Freni. Poco después se trasladó a estados Unidos para estudiar interpretación en el Actors Studio de Nueva York. La soprano explicó en el programa que en aquellos años vivía en una zona de la ciudad de los rascacielos "que de día era la zona de los mercados y de noche había prostitutas, proxenetas, drogas... un submundo tremendo". Arteta trabajaba cuidando a una familia y a una niña y llegaba muy tarde a casa. El día en el que se le abría una oportunidad en el mundo de la ópera, su primer gran oportunidad, le ofrecieron el papel de Clorinda en "La Cenicienta" de Rosinni. Tenía cuatro días para preparar el papel. De regreso a casa, ocurrió un hecho que la marcó de por vida. Una personas la asaltó y la violó. "Fue un episodio muy fuerte en mi vida, un episodio en el que casi me matan. Ya no fue sólo violarme sino que casi me mata esa persona". "Esto me ocurrió el día que me daban mi primer trabajo en la ópera. Me iba a casa con la partitura de Clorinda y me la tenía que aprender en cuatro días porque la tenía que interpretar en Palm Beach. Me ocurre esta situación y al día siguiente no tenía tiempo ni para hacer duelo ni para pensar en lo que me había pasado. La Policía me dijo que si no me habían matado podía estar contenta".

La soprano dijo que "es algo que te deja marcado toda tu vida. Cuando alguien se me acercaba sólo por el mero hecho de acercarse hacia mí, un "aproach" sexual hacia mí porque le gustaba o por lo que fuera, era la cosa que más me podía repugnar. con lo cual, lo he rechazado de manera muy contundente y hasta con mala educación".

A pesar de esta experiencia trumática, su estreno en Palm Beach fue la primera piedra de una dilatada trayectoria. Después llegó el debut con el personaje de Mimí en "La Bohème" de Puccini en el Metropolitan Opera National Council Auditions de Nueva York, que le catapultó a la fama. Después llegaron sus actuaciones en el Metropolitan Opera al Carnegie Hall, Covent Garden, Bayerische Staatsoper y la Scala de Milán, entre otros. Y entre las óperas en las que ha trabajado están "La Traviata", "La Bohème", "Romeo y Julieta" o "Cyrano de Bergerac" junto a Plácido Domingo en el San Francisco Opera y en el Teatro Real.

Últimas noticias