Viajes

Simplemente arte

Soñar de Hans Op de Beeck

Sus piezas esculpidas con los gestos cotidianos más simples, emocionan. Sus esculturas no son de colores, nos son extremas, son tan sencillas que son profundas. El artista de origen belga, despliega una sensibilidad inusual en su muestra “Sognare” en Roma.

Sognare de Hans Op de Beeck en Roma
Sognare de Hans Op de Beeck en Roma GIORGIO BENNI
En el hall
En el hall GIORGIO BENNI

Los eventos, en la capital de Italia son incesantes. Todos se suceden a la vez, los mismos dias a las mismas horas y en diferentes sitios. Es como si fuese un laberinto de acciones que caminan una encima de la otra y hay que tener “cintura” para estar aquí, allá y acullá. Pero hay veces que el ojo que observa y conoce, elige con certeza y se dirige justo al lugar exacto. Hay ocasiones que son un lujo, si se tiene la suerte de estar en el momento justo con las personas adecuadas, entonces se hace la magia y todo fluye en positivo. En la Ciudad Eterna, un artista belga, con una sensibilidad muy especial, ha “invadido” con su arte el hall y las estancias más importantes de un sitio histórico. En el hotel en donde se exilió Alfonso XIII, el St Regis, que está ubicado justo al lado de la Piazza della Repubblica, Hans Op De Beek tiene expuesta una colección que llega al corazón. Son esculturas de color gris que a simple vista parecían perderse entre la multitud el día de la inauguración de la exposición, pero lo que representan es tan simple, que atraen como un imán.

Fueron muchos los que asistieron a la presentación de la muestra organizada por la Galleria Continua, era tal la multitud, que a simple vista, parecía que los espacios del histórico hotel lucían como siempre, sin embargo, las piezas de Hans Op De Beek que emiten una silenciosa pero potente llamada atrapan al visitante y no importa que alrededor de ellas haya un mundo, sus piezas al final, crean un propio espacio tierno y mágico.

El niño de las canicas. Hans Op De Beeck
El niño de las canicas. Hans Op De Beeck Marc Lannoy

Cuando esto sucede, cuando un artista es capaz de transmitir tanto y a pesar de las fronteras del lenguaje, hay que intentar conocer cómo surgió la idea en el artista para crear tan preciosas criaturas. Con la ayuda de Marc Lannoy , también belga nacido en Kortrijk, presente en el evento, podemos conocer algunas de las interioridades de este artista que en sus más de 20 años de trayectoria, ha expuesto en los espacios de arte más reconocidos del mundo como la Bienal de Venecia, el Museo Reina Sofía de Madrid o la Art Gallery de Londres, el Centro Pompidou de París y un larguísimo etc.

Hans Op De Beeck con una de sus piezas expuestas en Roma en la muestra "Sognare"
Hans Op De Beeck con una de sus piezas expuestas en Roma en la muestra "Sognare" Alicia Romay

¿En qué se ha inspirado para hacer esta pieza del niño jugando a las canicas?

En mi trabajo, otorgo mucha importancia a las cosas pequeñas, porque una de las grandes dificultades con las que tenemos que aprender a vivir, y doy un ejemplo; siempre cuando pasa algo, decimos que nunca más sucederá y que tenemos que aprender de esta lección, pero nunca lo hacemos, entonces me pregunté en dónde y cómo se puede hacer la diferencia y mostrarlo. Como padre y artista, lo encuentro en las mínimas cosas, en pequeños gestos, en pequeñas acciones, la mano en la espalda, superando obstáculos. Durante años, he hecho muchas esculturas de niños. El niño de las canicas la pensé de esta manera, con los ojos cerrados, concentrado, antes de lanzar su canica al contrincante.

“Las cosas pequeñas diarias, son el núcleo de nuestra existencia mucho más que las cosas grandes a donde no podemos llegar”. Hans Op De Beeck

Los señores de Hans op de Beek
Los señores de Hans op de Beek GIORGIO BENNI

Pequeñas acciones cotidianas con intención

Hans Op de Beeck, es un ser que atrae, es serio, es sensible, es atractivo, habla pausado y transmite en cada una de sus palabras (en flamenco), una paz inmensa, unida a felicidad y satisfacción. Su trabajo no sólo se concentra en crear figuras con niños.

¿Las esculturas con figuras infantiles es su especialidad?

He creado muchas piezas de hombres, de mujeres, de niños, de jóvenes y de viejos cuando están ejecutando pequeñas acciones diarias con intención, atención y dedicación porque creo que el beneficio en nuestras vidas está allí, mucho más que en lo grande y en lo espectacular.

¿Quiere decir que para usted “little things mean a lot”?

Es cliché, pero es la verdad, porque de los grandes mecanismos no tengo control, como en los movimientos políticos de los últimos años, el que hoy sea presidente es alucinante por ejemplo, por no nombrar Trump. Dios mío, ¿cómo es posible que hayan tantas cosas que no controlamos” y el cliché es que tienes que actuar en tu medio ambiente con cosas pequeñas con la intención y atención.

Emociona ver las dos estatuas de los dos hombres en sus escaleras: ¿Quienes son estos señores que están allí subidos?

A mí me gusta, de vez en cuando crear un absurdo ligero. Son dos hombres con una barba muy bella, que están de pie teniendo una conversación agradable, y como están subidos en esta escalerita insegura, lo hago para dar más fuerza a sus argumentos y procuro dejar siempre al espectador, que sugiera quienes son, que hacen y cuál es su historia. El título de la obra es “La conversación” y a nosotros nos toca adivinar de que se trata.

"Sognare"
"Sognare" GIORGIO BENNI

(Esta escultura tan particular está colocada cerca de “un estanque con lirios” también obra de Hans instalada en uno de los halls del hotel).

Con el conjunto de estas piezas, este artista belga desea crear una atmósfera de paz y la tranquilidad como un mediador entre el espectador y los protagonistas. “Creo que es bonito para mí como artista a través de la paz, tranquilidad y serenidad, hablar de la vida y siempre se pueden considerar las cosas difíciles; “he hecho muchos trabajos que hablan de la melancolía, dudar, los obstáculos que encontramos, todos en nuestras vidas estamos confrontados con la perdida como la de mi hermana hace dos veranos”.

He visto que en tu catálogo también hay una calavera

No hagas un tabú del final de la vida, de la muerte y hay que darle su lugar. Hay que darle atención y placer a las cosas pequeñas, a los pequeños contactos, a los intercambios.

“Si aceptas que esto forma parte de la vida y que pasamos un tiempo corto en la tierra entonces darás más atención y valor a las pequeñas cosas”

¿Tienes hijos?

Sí, tengo cuatro, y voy a decir algo sobre esto, estos sí que son los momentos únicos que ofrece la vida, estos momentos que dejas todo, que estás en tu casa y cuando mi hijo pequeño viene hacia mí y se queda dormido, veo este niño durmiendo y me digo ¿esto es intemporal? y esto, justo esto, sobre pasa todo y es el verdadero núcleo de la vida.

“Los momentos únicos para mi es cuando la cabeza de mi hijo se duerme en mi regazo”

La opinión de Hans Op de Beeck sobre otro tipo de arte

“Hoy hay muchos artistas que abiertamente hacen obras con carácter político, que lo veo bien porque el arte debe de abarcar todo, desde lo muy accesible a lo muy hermético, desde el todo superficial a la política abierta, pero para mi lo veo menos interesante para pronunciarme en una posición política. No creo que mis obras debían de ser un manifiesto socialista o deberían de tomar una posición política directa. Mi obra más que plantear preguntas prefiero que sea un consuelo para el espectador.