¿Quién ha robado la receta de la cangreburger?

En «Bob Esponja: un héroe fuera del agua», el personaje debe enfrentarse a su mayor reto.

En tres dimensiones, fuera del agua y con superpoderes. Bob Esponja y sus compañeros de fatigas de Fondo Biquini se enfrentan a lo peor que les podía suceder: el robo de la receta ultrasecreta de la cangreburger, el alimento base del optimista Bob, de Patricio, Calamardo, Arenita y Don Cangrejo. Será entonces cuando el personaje amarillo se vea obligado a unir sus fuerzas con las de su perpetuo enemigo, Plankton, para hacer frente al malvado pirata Alameda Jack, al que da vida Antonio Banderas. El argumento, cuenta el director, Paul Tibbitt, «no podía ser otro. Pensamos que resultaría divertido ver lo que pasaba tras la desparición». Bob y Plankton decidirán unir sus fuerzas para desenmascarar al verdadero culpable. Según el creador de la serie, Stephen Hillenburg, «forman un equipo insólito porque son diferentes a más no poder. Uno es cínico, mientras que el otro es inocente e ingenuo».

El director asegura que desde el principio sabían que tenían algo grande entre manos: «Estamos acostumbrados a tener grandes ideas para las historias, que inevitablemente nos vemos obligados a ir reduciendo. Sin embargo, en la película nos dimos cuenta de que podíamos sugerirle al estudio una idea nueva y disparatada y ellos nos dieron luz verde. No hubo límites», comenta y añade que «esta vez queríamos que no sólo salieran del agua, sino que tuvieran peso y profundidad. La animación ha avanzado mucho desde la primera película, en 2006, y resulta emocionante utilizar estas nuevas herramientas para dar vida a nuestros personajes en la tierra de una manera que sea creíble». Para el malvado bucanero Alameda Jack se eligió a Antonio Banderas (fan de la serie animada), que se convierte así en el eje central de la imagen real de la película: «Es una persona de una corporeidad bestial y posee una enorme sensibilidad cómica», dice el director, a lo que el intérprete añade que «el trabajo resultó bastante divertido a pesar de los picores que le ocasionó la barba: «Al final del día estaba lleno de pegamento, pero no podía decir que no,habría sido una locura no compartir la pantalla con uno de mis personajes favoritos».

Cuarenta días en Savannah

El director y su equipo sienten una predilección especial hacia el personaje de Bob Esponja, creado hace ya quince años. Sus vidas han marchado paralelas a la del personaje amarillo y sus amigos de Fondo Biquini, que se ha convertido en parte imprescindible de cada uno de ellos. «Siempre hemos escrito los guiones para reírnos nosotros mismos y lo que nos hace reír es, por suerte, apropiado para los más pequeños. Resulta gratificante contar con la confianza y el agradecimiento de los padres», asegura.

La cinta se rodó en Savannah, una de las ciudades de Georgia que se encuentra a las orillas del océano Atlántico durante unos cuarenta días, una urbe apropiada para un retiro tranquilo y soleado. En una entrevista con la revista «Rolling Stone», el guitarrista Slash admitió que veía las aventuras de Bob Esponja, de ahí su aparición especial en el filme. En la versión española, Arturo Valls y Manel Fuentes ponen voz a las gaviotas que acompañan al malvado bucanero Alameda Jack.