Cine

Y Armiñán acunó el Goya

El director recibe el premio de honor en la gala de nominados

Jaime de Arminán entre González Macho y Julia Gutiérrez Caba, la entregadora
Jaime de Arminán entre González Macho y Julia Gutiérrez Caba, la entregadora

La gala de nominados de los Premios Goya permite desde hace unos años, además de encontrarse relajadamente con los candidatos, sin los nervios del día de la ceremonia ni la rigidez de la etiqueta, extenderse al galardonado de honor. El de este año, Jaime de Armiñán, advirtió: «No me gustan los saraos, pero he hecho una excepción». Aprovechó para rememorar sus primeros encuentros con el mundo del espectáculo: «El circo es el padre del teatro y también del cine». Recordó algunas noches en el Price en las que Aurora Bautista recitaba mientras hacía piruetas o Carmen Sevilla bailaba encerrada en la jaula de los leones. Correspondió así al presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, que le había definido como «el más joven de la sala». Había recordado su trayectoria interactiva (cine, televisión, teatro y prensa) y alabó toda su filmografía, deteniéndose especialmente en «Mi querida señorita». El veterano deseó a todos sus compañeros «que os llenéis no sólo de premios, sino también de dinero y amor». Lo van a necesitar especialmente «15 años y un día», «Caníbal», «La gran familia española», «La herida» y «Vivir es fácil con los ojos cerrados», que optan a mejor película. También le hará falta a Esteban Crespo, que será el único español que compita en los Oscar de este año con su corto «Aquel no era yo». La consejera de Economía, Turismo y Cultura de la Comunidad de Madrid demostró buenos reflejos, ya que respondió a la petición de ayuda para el cortometrajista con un «ya habíamos acordado que además de respaldo institucional también contará con apoyo económico» para promocionar su película en Hollywood de cara a los premios, que se celebrarán el próximo 2 de marzo.