MENÚ
martes 18 diciembre 2018
16:23
Actualizado

«El maestro Juan Martínez que estaba allí»: Chaves Nogales salta al teatro

  • Lara saca adelante una obra que presentaba varios problemas de antemano
    Lara saca adelante una obra que presentaba varios problemas de antemano

Tiempo de lectura 2 min.

25 de febrero de 2018. 02:45h

Comentada
25/2/2018

ETIQUETAS

«El maestro Juan Martínez que estaba allí». Autor: Manuel Chaves Nogales. Dirección: Alfonso Lara. Intérpretes: Alfonso Lara, Pepa Rus, Eva Boucherite, Rosa Fdez. Cruz, Pepe Lorente... Teatro Campos Elíseos (Bilbao).

Dice Alfonso Lara que cuando estaba leyendo por primera vez el libro «El maestro Juan Martínez que estaba allí» lo imaginaba ya en su cabeza como una obra teatral. La verdad es que no sé qué vería exactamente de teatral el actor y director en esta novela o crónica novelada –escrita por Chaves Nogales en 1937– en la que confluyen tantos personajes y cuya acumulación de peripecias hace que esos personajes tengan que moverse continuamente por escenarios tan dispares; pero lo cierto es que el resultado su versión para las tablas es más que notable y solventa en buena medida los numerosos escollos formales que presentaba a priori una historia que, además, se desarrolla originalmente bajo una estructura mucho más narrativa que dialogada. De las inteligentes decisiones que ha tomado Lara, dos contribuyen de manera importante a que la cosa funcione: por un lado, su gusto por el «expresionismo» en la concepción escénica, ya patente en otros montajes suyos anteriores, permite que cada espectador adecúe fácilmente a su propio imaginario, según le vaya demandando la trama, el espacio global y simbólico que ha diseñado –apoyado en el escenógrafo Óscar Camín– con sutiles pinceladas para enmarcar la acción; por otro lado, el hecho de que la voz narrativa, y con ella el punto de vista, vaya mutando y recayendo en distintos personajes favorece que las transiciones no se demoren –hay ocho actores en total para hacer una ingente cantidad de papeles– y que la función cobre ese ritmo tan vivo que requiere. El propio Lara, que da vida al protagonista Juan Martínez, y la popular y televisiva Pepa Rus, en el papel de Sole, su compañera sentimental y de fatigas, destacan en el reparto de esta amarga comedia que recuerda mucho en la esencia de su argumento a ¡Ay, Carmela! –en justicia habría que decir, por cuestiones cronológicas, que la formidable obra de Sanchis Sinisterra recuerda a ésta– y que cuenta las tribulaciones de dos bailarines de flamenco cuando, estando de gira por Europa, son fatalmente sorprendidos por la Primera Guerra Mundial y, después y muy especialmente, por la Revolución Rusa. Una historia que resulta disparatada, pero terriblemente verídica –escrita por Chaves Nogales a partir del relato que le proporcionó directamente su protagonista–, sobre cómo se ceba siempre en la gente humilde el sinsentido de las guerras y las revoluciones, y sobre cómo cualquier principio moral que pudiera sostener estas termina, más pronto que tarde, siendo devorado.

LO MEJOR

El espíritu épico y tragicómico que preside toda la novela está muy bien reflejado en este montaje

LO PEOR

Las deficiencias acústicas de un teatro tan hermoso como es el Campos Elíseos de Bilbao

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs