Estopa: 20 años del renacimiento de la rumba

Cuando David y José Muñoz lanzaron en 1999 su primer álbum provocaron el "fenómeno Rosalía"actual: con su música realzaron una rumba que hoy sigue siendo un éxito

Cuando David y José Muñoz lanzaron en 1999 su primer álbum provocaron el "fenómeno Rosalía"actual: con su música realzaron una rumba que hoy sigue siendo un éxito

Qué rapido “ha pasado el tiempo, parece que fuera ayer” cuando aquel Seat Panda se cruzó y se cargó un parachoques por culpa de la raja de su falda. Es ese tiempo, el que pasa por su pestañeo, el que les “trae por esta calle de amargura y de lamento”, el que ha pasado volando. Pero ahí siguen, “marcando el paso”, “rompiendo el hielo”, sin hacer “ni puto caso de las señales del cielo”. Estopa cumple 20 años. Dos décadas de música, de giras, de comerse las noches “cacho a cacho, gramo a gramo”. David y José Muñoz son algo más que un dúo. Son hermanos, amigos, son cómplices de toda una vida. El primero es mayor que el segundo, dos años y medio para ser exactos, aunque no lo parezca. Y, lo mejor, después de 20 años petando las listas de éxitos, llenando conciertos, tocando palmas y derrochando ritmo, siguen siendo ellos. Siguen siendo auténticos. “El David y el Jose”, como les llama el periodista Diego A. Manrique en el especial que acaba de sacar el grupo. “Estopa. 20 aniversario”, una recopilación de sus mejores trabajos, desde “Tu calorro” hasta “Bossanova”, distribuidos en tres CD: con canciones originales, con maquetas y en directo.

Los que dieron vida a Estopa vienen de Cornellá de Llobregat, una zona industrial de Barcelona. Antes de vender millones de copias de sus discos y de agotar entradas para sus conciertos, se buscaban la vida en otros trabajos, como fue en Novel Lahnwerk, una fábrica encargada de producir piezas para automóviles. En aquel ambiente obrero, de esfuerzo y trabajo, empezó a gestarse Estopa. Con Los Chunguitos y Los Chichos de fondo, los hermanos Muñoz escribían canciones en sus descansos, hasta que el encargado de la fábrica les motivaba para seguir trabajando con la frase “¡Dadle estopa!”. De ahí viene el nombre de quienes, en 1999, lanzaron su debut con el mismo nombre del grupo que les catapultó a la fama y con el que consiguieron una venta que superó los 2 millones de álbumes.

Su carrera musical se consolidó con “Destrangis” (2001) que, con canciones como “Partiendo la pana” o “Vino tinto”, volvieron a superar los millones de copias vendidas. Desde entonces, su éxito no ha cesado. O, por lo menos, no ha caducado. En 2009 celebraban su décimo aniversario y ello no conllevó una despedida, sino al contrario: dos años después lanzaron “Estopa 2.0, el renacer” un álbum de estudio con el que volvieron a las listas de éxitos con “La primavera”.

Ahora celebran su 20 aniversario con nuevos proyectos: además del álbum especial ya mencionado, han anunciado un nuevo single que estrenarán el 31 de mayo, “Fuego”, así como en octubre se lanzará el álbum completo. Con esto, los hermanos Muñoz demuestran que no se cansan de producir, de sus cánticos “sádicos, oníricos”, de ir “mucho más allá de lo normal por encima del bien y del mal”.

Con un toque rockero

Catalanes que hicieron renacer la rumba. Podrían ser la Rosalía de aquella época. Cada uno con su personalidad, claro está. Da igual de dónde vinieran, quiénes fueran o qué escuchaban y cantaban. Estopa recuperó aquella rumba que escaseaba de músicos que la realzaran, desde el lado más terrenal de la música. Todo esto, sin dejar atrás el toque rockero que ha hecho perdurar unas canciones que hoy siguen sin cansar al público.

Desde aquellos cassettes que lanzaban con sus primeras canciones hasta compartir escenario con músicos como Joaquín Sabina, de quien son grandes admiradores. El dúo no ha parado. Y, no piensan hacerlo. Suman y siguen. Energía, diversión y música. Mucha música. Eso es Estopa.