MENÚ
martes 20 agosto 2019
10:40
Actualizado

San Sebastián se moviliza contra Woody Allen por "agresor acusado de abuso sexual"

Durante el rodaje de su nueva película en la ciudad donostiarra, el cineasta no ha pasado desapercibido: esta tarde a las 18:00 habrá una manifestación en contra de su estancia

  • Woody Allen, durante el rodaje de su nueva película en San Sebastián
    Woody Allen, durante el rodaje de su nueva película en San Sebastián /

    EFE

Tiempo de lectura 2 min.

20 de julio de 2019. 17:27h

Comentada
Concha García Madrid. 20/7/2019

ETIQUETAS

Woody Allen fue acusado por su propia hija, Dylan Farrow, de haber abusado sexualmente de ella cuando tan solo tenía siete años. Ante esto, surgió un escándalo a gran escala -que aumentó cuando también comenzaron las acusaciones contra Harvey Weinstein-, hasta el punto en el que todavía hoy le sigue persiguiendo allá donde vaya. Desde Hollywood hasta San Sebastián: con motivo del rodaje de su última película, Allen se encuentra en esta ciudad española y se enfrenta a su vez a varias movilizaciones que están en contra de su estancia. Varias organizaciones sociales donostiarras han preparado manifestaciones y protestas para que el cineasta deje cuanto antes la ciudad, pues consideran que con su visita "se desprecia todo el trabajo que realiza el movimiento feminista de Donostia en torno a los abusadores".

En un comunicado realizado por las entidades feministas de la zona, como son Groseko Asanblada Feminista, Ernai -las juventudes de la izquierda aberzale-, Medeak y Donostiako Bilgune Feminista, además de colectivos como Hotel+Ez, Garaipen y la plataforma Bizilagunekin, se ha llamado a una "concentración bulliciosa" esta tarde a las 18:00, que partirá desde los relojes del Paseo de la Concha. El objetivo: boicotear el rodaje de Allen para evitar que se genere un "crecimiento del turismo nocivo".

"De acuerdo con las exigencias realizadas por numerosas organizaciones feministas a nivel internacional es fundamental detener cualquier tipo de relación institucional con Woody Allen, debido a las denuncias por violencia machista recibidas”, reza dicho comunicado que convoca a la manifestación que se prepara bajo el lema "¡No somos figurantes!". Ante esto, de la figura de Allen a sus 83 años ya no importa su labor en el cine, sino que se ha convertido en tal amenaza que, sea por el motivo que sea y esté donde esté, no es bien recibido.

Los ciudadanos de San Sebastián prefieren dejar de ser un mero decorado y pasar a tener voz y voto en lo que ocurre dentro de sus calles. Ya puede ser el rodaje de un gran cineasta de Hollywood o una maratón de deporte: el problema está en que la persona es un "agresor acusado de abusos sexuales" e independientemente de su "exitosa trayectoria cinematográfica no nos va a fascinar hasta cegarno", han afirmado las organizaciones.

Últimas noticias