Baloncesto

The Shot de Michael Jordan cumple 31 años

Una de las imágenes más icónicas de “Air” en la NBA llegó el 7 de mayo de 1989

FILE PHOTO: Jordan and Bryant chat during NBA All-Star Game in Atlanta
Michael Jordan, junto a Kobe Bryant en el All Star de 2003ALAN MOTHNERReuters

Ron Harper era el base titular de los mejores Bulls de Michael Jordan. Antes de jugar en los Bulls pasó por los Cleveland Cavaliers. Y ante aquellos Cavs, Michael Jordan selló el primer gran tiro de su carrera, una de las primeras imágenes icónicas. Era el quinto partido en la primera ronda de los playoffs de la temporada 1988/89. Sus Bulls estaban a tres segundos de una nueva eliminación. Así lo cuenta el propio Jordan en el tercer capítulo de The last dance. “El mejor hombre para defenderme era Ron Harper”, asegura sobre aquellos Cavs. Lo ratifica el que luego fue su compañero en Chicago: “Le dije al entrenador: ‘Coach, yo cojo a Michael Jordan, yo cojo a Jordan’. Cuando vi que elegía a Ehlo fue como ‘ok, la hemos jodido. Esto es una mierda’”. Harper tenía razón.

Aquello sucedió el 7 de mayo de 1989 en el Richfield Coliseum de Cleveland. Después de un tiempo en el que Doug Collins no sorprendió a nadie, Jordan amagó varias veces a Craig Ehlo para recibir con sólo tres segundos por jugar. Cambió de dirección, se fue hacia la línea de tiros libres, saltó, Ehlo saltó a la vez que “Air”, pero Jordan estuvo el tiempo suficiente en el aire para evitar su defensa y anotar un tiro que significaba el pase a segunda ronda de playoffs. La celebración fue tan recordada como el lanzamiento. Mientras Ehlo se desplomaba en la banda, “Air” lanzaba sus puños al aire en repetidas ocasiones y toda la plantilla de los Bulls se abalanzaba sobre él.

Jordan acabó la eliminatoria con 44 puntos, 9 rebotes y 6 asistencias. Aquellos playoffs fueron una salvajada, Jordan promedió ante los Cavs 39,8 puntos, 5,8 rebotes, 8,2 asistencias y 3 robos de balón. En los tres últimos partidos se fue hasta los 46 puntos de media. Luego llegaron los Knicks y Jordan fue capaz de llevar a sus Bulls a las primeras finales de la Conferencia Este. Allí esperaban los Bad Boys. Los Pistons de Detroit fueron una vez más demasiado para Jordan y los suyos. El año siguiente Phil Jackson se convirtió en entrenador jefe. Fue el año de la última tortura ante los Pistons. En la temporada 1990/91 todo cambió.