El coronavirus también suspende el Palio de Siena

La mítica carrera de caballos de la ciudad toscana no podrá celebrarse en 2020

El Palio de Siena, la tradicional carrera de caballos que se disputa en el verano italiano desde 1644 en la ciudad medieval toscana, ha sido anulado debido la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia del coronavirus en el país transalpino. El evento no se suspendía desde la II Guerra Mundial. El alcalde de Siena, Luigi De Mossi, ha asegurado que “no se dan las condiciones” para que la carrera se dispute con serenidad, sin esconder la frustración que esto conlleva. “Ha sido una decisión sufrida, pero tomada con unanimidad. Hubo mucha empatía y todos estamos dolidos. En estas condiciones no se puede celebrar nuestra fiesta. El Palio es la fiesta del pueblo y en este momento, en estas condiciones, no se puede vivir”. “Sería imposible mantener las distancias. Esperábamos aplazar la decisión, pero llegó el momento de decidir. La ciudad y los ciudadanos de Siena necesitan seguridades”, afirmó.

Los organizadores del Palio de Siena, que se celebra en la bellísima Piazza del Campo, habían decidido aplazar los dos Palios, inicialmente previstos para el 2 de julio y el 16 de agosto, al 22 de agosto y el 16 de septiembre, respectivamente, pero han claudicado tras una reunión entre el alcalde y los representantes de los participantes. Confiaban en que la llegada del verano favoreciera la superación de la pandemia del coronavirus, pero, a mediados de mayo, todavía no hay ninguna seguridad sobre la posibilidad de desarrollar el evento en el respeto de su larga tradición. Y una celebración a puerta cerrada carecería de sentido.

El Palio de Siena, una colorista tradición de siglos, mezcla de competición hípica y fiesta popular, es una de las grandes atracciones del verano italiano en la que se enfrentan las 17 contradas (distritos) de la ciudad toscana. Se desarrolla habitualmente dos veces por año, el 2 de julio, con una carrera dedicada a la Virgen de Provenzano, y el 16 de agosto, en honor a la Asunción de la Virgen. Sus orígenes son medievales y la primera edición se celebró en 1644 con una reglamentación que, en algunos aspectos, todavía es válida en las carreras actuales, según destaca el ayuntamiento de Siena.

La anulación de los Palios de este año es histórica, pues desde 1900 solo se habían cancelado a causa de las dos Guerras Mundiales. En los últimos 120 años, el Palio no se disputó entre 1915 y 1918, años en los que Italia combatió en la I Guerra Mundial, y entre 1940 y 1945, durante la II Guerra Mundial Otras guerras, las que se combatieron por la Independencia de Italia en 1848, 1859 y 1866, también habían causado anteriormente la cancelación del Palio de Siena.