Garbiñe Muguruza no tiene miedo a la pandemia en Nueva York

La exnúmero uno del mundo está dispuesta a jugar el Abierto de Estados Unidos

A pocos días para el reinicio de la temporada en el circuito femenino con el torneo de Palermo, Garbiñe Muguruza está dispuesta a competir en el Abierto de Estados Unidos y “todos los torneos posibles” siempre que la situación sanitaria lo permita. En declaraciones a Caser Seguros, compañía de la que es embajadora, la exnúmero uno del mundo se ha definido como “una competidora nata” y, como tal, aguarda con ganas el regreso de las competiciones. Durante los peores momentos de la crisis sanitaria, según explicó, mantuvo su rutina de entrenamientos en Ginebra a la espera de que el tenis profesional retome su calendario.

Preguntada por el Abierto de Estados Unidos, Garbiñe Muguruza comentó que tomar la decisión sobre su cancelación o celebración “va a ser difícil”. “Es mejor jugar a no hacerlo”, dijo, “pero entiendo que existan sensaciones mixtas”. Ella adelantó que tiene “mente jugar los torneos americanos de preparación para el US Open y la gira de tierra que finalizaría en Roland Garros”. “En definitiva, todos los torneos posibles si la situación lo permite”, puntualizó.

Los organizadores del Abierto de Estados Unidos mantienen su idea de disputar el torneo y así se lo han hecho llegar a los jugadores con la publicación de un protocolo sanitario. La decisión definitiva se hará pública la próxima semana, aunque las dudas continúan. El Open USA se disputaría después del Masters 1.000 de Cincinnati que se va a celebrar en las mismas instalaciones de Flushing Meadows, aunque los partidos no se van a disputar en las dos pistas principales.

Muguruza también reconoció que será chocante saltar a una pista sin público y deseó que “poco a poco” se vaya recuperando la emoción de los aficionados. “Es una cuestión de resistencia y fortaleza mental. El que más fuerte esté, tendrá el camino más fácil para el triunfo”, afirmó. Motivada en cada entrenamiento junto a Conchita Martínez, con la que mantiene “una conexión especial”, Muguruza espera cerrar de buena manera el 2020, un año que arrancó con el subcampeonato en el Abierto de Australia.