Los Milwaukee Bucks se plantan y boicotean los playoff de la NBA en protesta por el racismo

No salieron a la cancha para disputar su partido contra los Orlando Magic en protesta contra la brutalidad policial hacia los negros. La NBA ha suspendido toda la jornada

Thumbnail

Los Orlando Magic calentaban en la cancha y esperaban la salida de sus rivales, pero nunca se abrió la puerta del vestuario de los Miklwaukee Bucks. El equipo de Giannis Antetokounmpo decidió no jugar su partido de playoff en protesta por la brutalidad policial contra los negros.

La NBA ha adoptado el lema de las protestas contra el racismo, el “Black Lives Matter” (Las vidas negras importan), pero eso no ha cambiado nada en las calles y los jugadores de la NBA han decidido actuar.

Los Magic, al ver que no salían sus rivales a la cancha decidieron regresar a su vestuario y dejar solos a los árbitros sobre el parqué. La NBA ha decidido, de acuerdo con la Asociación de Jugadores, suspender toda la jornada. También tenían que jugar el quinto partido de sus eliminatorias los Rockets y los Thunder por un lado y los Lakers y los Blazers, por otro.

El detonante de las protestas ha sido el tiroteo por la espalda a manos de la policía sufrido por el ciudadano Jacob Blake en Wisconsin, el estado al que pertenecen Milwaukee y los Bucks. La franquicia emitió una nota pública que difundió a través de las redes sociales en la que condenaba el tiroteo.

Especialmente duro fue el jugador de los Bucks George Hill. “Ahora no podemos hacer nada. Para empezar y siendo honesto, no teníamos que haber venido a este maldito lugar. Al hacerlo, quitamos todo el foco de atención de los asuntos en los que debería estar. Pero es lo que hay. Estamos aquí y desde aquí no podemos hacer nada. Pero cuando esto pase, hay algunas cosas que hay que hacer. El mundo tiene que cambiar. Nuestra jefatura de policía tiene que cambiar. Todos como parte de la sociedad tenemos que cambiar. Ahora mismo no estamos viendo que eso esté pasando. Se pierden vidas, hablamos de ello, pero no se toman medidas ni se depuran responsabilidades. Eso es lo que tiene que cambiar. Hasta que el mundo cambie, no conseguiremos nada”, decía Hill.

Algunos de los jugadores de los Bucks han sido víctimas de la violencia y el racismo policial. En 2018 varios policías amenazaron con una pistola, esposaron y detuvieron ilegalmente a Sterling Brown simplemente porque había aparcado mal su coche.