Así fueron las otras doce semifinales de Rafa Nadal en Roland Garros

Ha ganado todas y la única vez que necesitó cinco sets fue ante Djokovic en 2013

Nadal afronta ante Diego Schwartzman sus décimo terceras semifinales de Roland Garros. La primera llegó en 2005 y desde entonces sólo ha faltado en 2009 y en 2016. Una regularidad extraordinaria que no tiene parangón en el circuito. Alcanzar la penúltima ronda para Rafa en París equivale a disputar la final y levantar la Copa de Mosqueteros. El doce de doce busca extenderse hoy ante el argentino.

De principio a fin estuvo Federer. Hace quince años el suizo ya perseguía su primer título en París, pero se topó con un adolescente de 19 años que desde entonces se convirtió en su pesadilla sobre tierra batida. Rafa se impuso en cuatro sets por 6-3, 4-6, 6-4 y 6-3. En la última edición todo resultó más sencillo. Nadal llegaba como indiscutible favorito y Roger apenas pudo sumar nueve juegos (6-3, 6-4 y 6-2). La última semifinal ratificó la tendencia que marcan las victorias de Rafa a estas alturas del torneo. Diez de las doce semifinales las ha resuelto en tres mangas.

En 2006, ocho meses después de lograr una victoria épica en el Masters 1.000 de Madrid bajo techo y en pista dura ante Ljubicic, Nadal se reencontró con el croata. Y Rafa no necesitó cinco sets como en el Rockódromo de la Casa de Campo. Resolvió la semifinal ante el que ha sido entrenador de Federer por 6-4, 6-2 y 7-6. El español ha jugado cuatro tie breaks en esta ronda y sólo ha perdido uno.

En 2007 y 2008 llegaron los primeros duelos con Djokovic y ambos cayeron del lado de Rafa en tres sets. En 2007, el serbio resistió el primer set y se rindió en los dos siguientes (7-5, 6-4 y 6-2). Un año después el que ahora es número uno del mundo planteó algo más de resistencia. Le sirvió de poco (6-4, 6-2 y 7-6).

La ausencia en 2009, después de cuartos ante Soderling, dio paso a una época de dominio casi abusivo. El austriaco Melzer puede presumir de haberle llevado al desempate en el tercer set (6-2, 6-3 y 7-6). Murray y Ferrer ni eso. El escocés peleó, fue el que más le llevó al límite en los partidos a tres sets (6-4, 7-5 y 6-4). “Ferru” no pudo ni competir. Cinco juegos sumó ante su amigo Rafa: 6-2, 6-2 y 6-1.

La semifinal de 2013 fue la más dramática. Para la ATP fue el partido del año. Enfrente estaba Djokovic y puso a Rafa al borde del abismo. Le ganó el único tie break en doce semifinales y dispuso de un break en el quinto, pero enfrente estaba el mejor jugador sobre arcilla roja de la Historia. Fue una batalla terrible, uno de los mejores partidos de todos los tiempos. Ganó Rafa por 6-4, 3-6, 6-1, 6-7 y 9/7 y dos días después levantó la octava Copa de los Mosqueteros.

Desde entonces, cinco rivales diferentes y cinco victorias. Sólo el estadounidense Jack Sock fue capaz de arrebatarle un set en 2015. Murray, en 2014, se rindió con sólo seis juegos en su haber (6-3, 6-2 y 6-1). Sock, la gran sorpresa del torneo un año después, dobló la rodilla por 6-3, 6-1, 5-7 y 6-2. Ante Thiem, Del Potro y Federer, en los tres últimos años, Rafa se empeñó en que no hubiera semifinal. Al austriaco, en 2017, lo liquidó por 6-3, 6-4 y 6-0. Un año después Del Potro cayó por 6-4, 6-1 y 6-2. Y en 2019 llegó el paseo ante Federer. Doce semifinales, doce victorias, 39 sets ganados, cuatro perdidos, doce Copas de los Mosqueteros... Que pase Schwartzman.