Rafa desmontó a Djokovic

El entorno que rodea al español está a la altura de su juego y eso no es fácil

El que diga que se esperaba una final así miente. No le crean. Lo de Rafa en Roland Garros es una brutalidad. No es que haya ridiculizado a Djokovic, es que no se puede jugar mejor. Al serbio se le vieron los planes desde el principio. Las tres dejadas del primer juego revelaban que lo que quería era cortar el ritmo. Pero es que Rafa físicamente ha estado finísimo. Y su juego lo ha tenido todo. A veces puede tirar corto el revés, a veces se puede quedar lejos de la línea de fondo, a veces no acaba la derecha ganadora como puede... pero es que nada de eso sucedió. A la versión de Rafa que hemos visto no le podía ganar los puntos con pocos tiros. Tenía que buscar intercambios largos, pero es que no le ha dejado.

Djokovic no ha tenido ninguna opción. Ha sido inferior en todo y eso que el techo de la Philippe Chatrier no era lo mejor para Rafa. Pero como si hubiera jugado al aire libre, como siempre. Ha estado muy intenso, ha tocado muy bien la pelota desde todas las partes, ha restado profundísimo... le ha desmontado completamente. Los intentos por romper el ritmo de Djokovic no le han funcionado porque para eso tienes que elaborar el punto y el peso lo ha llevado siempre Nadal. En pista rápida quizá podría haberle funcionado. En tierra batida y en París, imposible.

A Rafa la mentalidad de convertirse en el mejor jugador de la Historia le da marcha. Y luego está su equipo, toda la gente que le rodea. Durante toda su carrera el entorno ha sido perfecto. El tío Toni, Moyá, Francis Roig, Carlos Costa, que siempre le ha sabido llevar... su entorno está a la altura de su juego y eso no es fácil. Toda su vida ha estado y está bien rodeado. Es que todo es perfecto.

¿Y ahora qué? Pues que Federer sume más Grandes parece muy complicado. Djokovic va a seguir dando guerra seguro, pero ¿habrá secuelas? El serbio tiene que estar dolido, pero es consciente de que en tierra puede perder con Rafa perfectamente. Es el favorito. Y eso en un año en el que todo estaba más a favor de Nole. Pero si Rafa le pega tan duro, tan largo, tan agresivo, si su derecha corre y es un martillo pilón... Es imparable.