La dramática confesión de Lukaku sobre sus padres y su infancia

El delantero belga del Inter de Milán pasó momentos terribles de niño

Romelu Lukaku vive el mejor momento de su carrera. Es una de las estrellas de la selección de Bélgica y la gran referencia en ataque del Inter de Milán, equipo del que es el futbolista mejor pagado. Pero la vida no siempre le trató igual de bien a Lukaku, que en el Festival del Deporte organizado por el diario italiano La Gazzetta dello Sport confesó los durísimos momentos que pasó en su infancia.

El delantero reconoció que su familia luchó contra el hambre hasta que él cumplió 16 años y firmó su primer contrato como profesional con el Anderlecht. “Cuando mi padre (también futbolista) dejó de jugar, yo tenía seis años y en mi familia ya no teníamos dinero. Mi madre tenía diabetes, pero tuvo que seguir trabajando. Hasta que tuve16 años no fue fácil. Por la noche mis padres no cenaban para dejarnos comida (a él y a su hermano Jordan)”.

“Mis ganas de triunfar se originaron en mi juventud, quiero premiar los sacrificios de mi madre”, aseguró Lukaku, quien actualmente gana 7,5 millones de euros netos por temporada.

“Yo solo pensaba en el fútbol, me despertaba y pensaba en convertirme en un futbolista de elite. Me iba al colegio y luego al entrenamiento, nada más. Cuando no estaba en casa, lo único que hacía era jugar con la pelota”, declaró Lukaku, quien reconoció que le hubiera encantado conocer al sudafricano Nelson Mandela.

Apasionado de la música y del rap, Lukaku es un buen aficionado al baloncesto y sentía una gran admiración por el fallecido Kobe Bryant.