Ciclismo

Vuelta a España. Bennett no pudo ser Kelly en Aguilar de Campoo

El irlandés cruzó primero la línea de meta, pero fue desclasificado por una maniobra ilegal en el esprint. Ackermann es el ganador de la etapa

Imagen del esprint en Aguilar de Campoo
Imagen del esprint en Aguilar de CampooPhotoGomezSport

Aguilar de Campoo suena a ciclismo de antes, de aquellos primeros años 80 en que la Vuelta descubría la televisión en directo y Alberto Fernández era uno de los ciclistas españoles más destacados. Había nacido en la localidad cantábrica de Cuena, pero Aguilar de Campoo era su casa. Por eso le llamaban “El Galleta”. La localidad era la sede principal de la industria galletera española. Y, aunque con dificultades y reconversiones sigue siéndolo.

Alberto Fernández brilló en esas primeras Vueltas televisadas. Tercero en 1983, detrás de Hinault y de Marino Lejarreta. Segundo en 1984, en una edición de récord. Los seis segundos que le separaron del ganador, Eric Caritoux, son la distancia más corta en la historia de las grandes vueltas.

No tuvo más oportunidades de seguir subiendo en el podio. Unos meses después de aquella carrera que todavía se disputaba en primavera, falleció en un accidente de tráfico cuando viajaba con su esposa. Le quedaba un mes para cumplir los 30.

Alberto era un escalador en una época en la que España sólo producía ese tipo de corredor. La etapa que llegaba a su casa, sin embargo, estaba reservada a los esprinters. Y parecía destinada a la victoria de Sam Bennett. El irlandés, que ya ganó dos etapas en la Vuelta el año pasado, ha demostrado ser el más fuerte en el esprint. Y la Vuelta no llegaba a Aguilar de Campoo desde 1986. Aquel año ganó Sean Kelly, irlandés como Bennett.

Y Sam Bennett, como Kelly, levantó los brazos en Aguilar de Campoo, pero la victoria no fue para él. Dos cabezazos a un rival cuando intentaba tomar la posición para el esprint le valieron una reclamación y la decisión de los jueces de desclasificarlo. La etapa fue para el alemán Ackermann, que entró segundo en la meta pero subió al podio como ganador.

“Es mi segunda Gran Vuelta en el año, estoy un poco cansado. Es la primera vez que corro dos grandes tan seguidas pero estoy bien. Hoy el esprint puede ser algo más peligroso pero espero que lo terminemos bien. Yo haré mi esprint y veremos qué pasa al final”, aseguraba Bennett antes de comenzar la etapa. El peligro en el esprint lo puso él y se quedó sin victoria.

Después, intentó convencer a los jueces de su inocencia, pero las cámaras de televisión habían captado su maniobra irregular, esos cabeceos sobre el hombro de un rival que lo mandaron de repente al último lugar del pelotón. Sean Kelly no tiene el heredero esperado en Aguilar de Campoo.