La historia de Priscilla Frederick-Loomis: ¿Cómo puedo ser anoréxica y atleta?

La saltadora olímpica estadounidense fue rechazada como modelo por estar “demasiado gorda”. Esas dos palabras aún golpean su mente

Priscilla Frederick-Loomis
Priscilla Frederick-LoomisInstagramLa Razon

La atleta estadounidense Priscilla Frederick-Loomis tiene detrás una gran historia de superación. Fue rechazada a los 16 años por una agencia de modelos de Nueva York por estar «demasiado gorda». A pesar de esta penosa experiencia, que supuso un duro golpe para ella, Loomis siguió adelante, se convirtió en una atleta olímpica y hasta obtuvo dos medallas en los Juegos Panamericanos.

El rechazo fue brutal. A la edad de 16 años, Priscilla Frederick-Loomis asistió a una sesión de casting de una agencia de modelos en la ciudad de Nueva York, donde le dijeron que era “demasiado gorda”. Incluso ahora, a la edad de 31 años, esas dos palabras resuenan en la mente de la saltadora de altura olímpica.

Criada por una madre soltera en Nueva Jersey, Loomis también barajó la idea de convertirse en actriz y ese es un sueño al que no ha renunciado mientras prosigue con su carrera en el atletismo. “Voy a usar el atletismo como una forma de hacerme un nombre”, dijo la atleta en una reciente entrevista en la CNN.

¿Cómo puedo ser anoréxica y atleta?

La agencia de modelos dejó a Loomis con duras cicatrices e insatisfecha con su cuerpo y con su peso. A pesar de que nunca pensó que tenía un trastorno alimenticio, Loomis recuerda una conversación que tuvo con su nutricionista al que le preguntó: “¿Cómo puedo ser anoréxica y ser una atleta?”.

"Cuando le dije a mi nutricionista que quería ser anoréxica, nunca quise decir que quería tener un trastorno alimentario pero estaba confusa. Ahora, miro hacia atrás y pienso, ¿Qué diablos me pasa? Ni siquiera me di cuenta de que muchas atletas tienen trastornos alimentarios” añade.

Pero en aquel momento de su carrera, Loomis sintió que era lo que tenía que hacer para tener éxito. “En mi cabeza, era de sentido común: no comer mucho, verse mejor, saltar mejor”, dijo Loomis. De hecho siempre solía decir a sus entrenadores: ‘Soy la saltadora de altura más baja y gorda que existe’.

Sin embargo su lucha y afán de superación la han llevado a convertirse en una gran atleta. Logró el récord nacional al saltar 1,91 m en los Juegos Panamericanos de Toronto el 22 de julio de 2015, ganó dos medallas de plata en los Juegos Panamericanos y compitió en las Juegos Olímpicos de Río.

Nuevos proyectos

Ahora, la saltadora ha puesto los ojos en los Juegos Olímpicos de Invierno mientras busca hacer historia para Antigua y Barbuda. Aún tiene que asegurarse su lugar en los Juegos Olímpicos del próximo año en Toyko - que podría ser el último- pero también trabaja en un objetivo totalmente diferente.

La joven de 31 años planea entrenar para la categoría femenina de monobob, que debutará olímpicamente en Beijing 2022, en un intento por convertirse en la primera mujer de Antigua en competir en los Juegos de Invierno. Con este objetivo, a la atleta entrena duramente para la modalidad de mono bobsleigh: un bobsleigh de una sola persona.

El 18 de julio de 2018, el COI anunció que el monobob femenino se agregará al programa de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 como sexta disciplina de los deportes de la IBSF. En los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022, la Federación Internacional de Bobsleigh & Skeleton (IBSF) estará representada con Women´s Skeleton, Men´s Skeleton, Women´s Monobob, 2-Woman Bobsleigh, 2-Man Bobsleigh y 4-Man Bobsleigh.

.