¿Cuántos españoles han sido campeones del mundo de MotoGP?

Joan Mir se convierte en el cuarto vencedor distinto en la categoría reina en la historia de España

Hubo un tiempo en el siglo pasado en el que los españoles, pilotos y aficionados, vivían convencidos de que las motos grandes no eran para ellos. Eso pertenecía a los americanos, británicos, mientras que en España se disfrutaba de las victorias de Ángel Nieto en 50cc, de Aspar en 80cc y 125cc y de Sito Pons en 250cc.

Ahí estaba el límite y nadie se atrevía a ir más allá hasta que Álex Crivillé rompió la barrera en 1999. A las puertas del nuevo milenio, el niño de Seva consiguió lo imposible, llevar a España a lo más alto de los 500cc y encima derrotando a Mick Doohan, un ogro al que nadie se atrevía ni siquiera a molestar.

Visto desde la perspectiva de noviembre de 2020 parece fácil, pero no lo fue iniciar ese camino ni tampoco continuarlo. Ahora los españoles dominan en MotoGP y Joan Mir se ha convertido en el cuarto piloto nacional que inscribe su nombre entre los campeones de las motos grandes. Quizá sea el más inesperado, o al menos, ha llegado a la cumbre antes de lo que incluso él mismo esperaba.

Desde la hazaña de Crivillé hubo que esperar más de un decenio para dejar de verlo solo en el ese olimpo. Y su primer acompañante fue un chico descarado y con la lengua suelta en aquellos tiempos. Jorge Lorenzo, Giorgio en sus inicios, de mirada agresiva y muchísimo talento. Con la Yamaha que se suponía ideada para Valentino Rossi, Jorge se coronó por primera vez en 2010 y repitió en 2012 con mucha superioridad.

Él dominó hasta que un terremoto sacudió MotoGP de una manera nunca vista anteriormente. Se trataba de la tormenta tropical Márquez, aunque no llegaba desde el pacífico y sí de un pueblecito de Lleida llamado Cervera. Marc aterrizó en 2013 y nada ha sido igual en la categoría desde entonces. Tanto cuando ha ganado, como cuando no, todo ha estado conectado con él y ha dependido de lo que él hacía. Y siempre buscando el más difícil todavía, sin red, por eso alguna vez ha caído del alambre y lo ha pagado con derrotas.

Ganó como rookie y, por si alguien podía decir que era la suerte del principiante, al curso siguiente repitió imponiéndose además en las diez primeras carreras. Desde entonces, la historia es conocida por todos, puntual a su cita con los títulos con la excepción del polémico 2015, donde Lorenzo le tomó el relevo para apuntarse su “triplete” e indignar a Rossi, que seguía buscando la décima corona y veía conspiraciones españolas por todos los rincones.

Y resulta que el siguiente año que no va a coronar a Márquez, que está en casa dolorido y preocupado por ese ya maldito húmero derecho, el campeón es otro español: Joan Mir, destinado en sus inicios a despuntar subido en un patinete por tradición y negocio familiar, pero rey hoy de MotoGP con esa sonrisa educada que nunca le abandona.