Messi no es la ruina del Barça: esto dicen los expertos

Los expertos aseguran que genera más de lo que gana y que los problemas económicos del club obedecen a una mala gestión

Messi, en un momento del partido disputado el pasado domingo entre el Barcelona y el Athletic de Bilbao
Messi, en un momento del partido disputado el pasado domingo entre el Barcelona y el Athletic de BilbaoALBERT GEAREUTERS

Si hay que buscar culpables a la precaria situación económica que vive el FC Barcelona, hay que mirar más arriba del verde. Concretamente, a la tribuna de los directivos. Según los expertos, que Leo Messi se haya embolsado 555 millones de euros en las últimas cuatro temporadas no es la razón que ha llevado al Barça a la delicada situación financiera que vive, con una deuda total que alcanza los 1.173 millones de euros. Y no lo es porque, según aseguran, el argentino genera más dinero del que le cuesta al club blaugrana.

Jan Laporta, favorito a ganar las elecciones del Barça, aseguró ayer mismo en RAC 1 que Messi genera el solo un tercio de los ingresos del club. Sean o no esos los ingresos, lo que los expertos coinciden en señalar es que cubren de sobra el gasto que el club hace en él. Así lo aseguran tanto Ibai Lejárraga, consejero delegado de la agencia de marketing y comunicación CicloCom; y Cinto Ajram, Principal de TH Sports, nueva unidad de Thinking Heads que supone el posicionamiento de algunos de sus conferenciantes más demandados relacionados con el mundo del deporte.

Para empezar, Messi es uno de los imanes más poderosos que hay ahora mismo para atraer patrocinadores en el mundo del deporte. «Si el Barcelona no tuviese a Messi, a lo mejor sus patrocinadores actuales no estarían ahí o pagarían mucho menos», asegura Lejárraga. Los tres principales que tiene, Nike, Rakuten y Beko, abonan suculentos pagos. Nike está ligado al Barça hasta 2026 y le paga 105 millones fijos al año (pueden alcanzar los 155 millones si se cumplen una serie de variables). Rakuten, por su parte, aporta 55 millones más variables (1,5 millones por ganar la Liga y 5 por la Champions) y Beko pone otros 19 millones anuales. Estos dos últimos acaban contrato este año y estarán muy atentos a lo que ocurra con Messi.

Icono mundial

Para los patrocinadores, la presencia del argentino en el club es esencial. «Si quieres vender en todo el mundo, le necesitas» porque es un icono mundial, asegura Ajram. Gracias a Messi, el Barcelona logró situarse por delante el Manchester United y del Real Madrid, con 173 y 171 millones de euros respectivamente, como el mejor club del mundo en cuanto al valor de sus acuerdos de patrocinio con más de 230 millones de euros anuales, según asegura la revista «Forbes».

Messi también es un activo estratégico para el merchandising del club. Se estima que su camiseta acapara el 80% de las ventas. Sin él, como dice Ajram, estas ventas también se resentirían de forma importante. Como lo harían los ingresos por taquilla. La gente, como explica Lejárraga, va al Camp Nou atraída por ver a uno de los mejores del mundo. Algo que también ocurre en los amistosos. «Que juegue o no un partido de verano contra el Real Madrid en Miami al club le supone un 50% más o menos de ingresos» porque para los patrocinadores y los espectadores no es lo mismo que esté o que no Messi, asegura Ajram, que fue director global de Activación de patrocinios del FC Barcelona y es también fundador y CEO de CA Sports Marketing..

La salida, una mala solución

En vista de la delicada situación económica que atraviesa el Barcelona, algunas voces han sugerido que la marcha del argentino podría ser parte de la solución al problema. Pero tanto Ajram como Lejárraga consideran, muy al contrario, que contribuiría a empeorarlo precisamente por todo lo que genera y que sirve no sólo para abonar sus servicios. «Si con Messi se gana dinero, no puedo entender a los que dicen que es mejor que se vaya», dice Ajram. Su marcha aliviaría al club del pago anual de más de 100 millones de euros brutos, pero, a la larga, sería perjudicial. «Taparías ahora el agujero, pero luego se provocaría una rápida caída de los ingresos», asegura. «Dejarías de tener una fuente de ingresos con la que pagar la deuda», le secunda Lejárraga. Patrocinadores, espectadores, compradores... todos dejarían de mirar al Barcelona de la forma que lo hacen ahora. «Yo creo que el problema [de las cuentas del Barça] ha sido una mala política de fichajes y de gestión en otros ámbitos», según Ajram. En los últimos años, el Barça ha tomado decisiones de gran calado económico y de resultado cuestionable. Los 222 millones que el PSG pagó por Neymar se invirtieron en jugadores han rendido menos de lo esperado; las obras del Espai Barça han tenido un incremento de coste de 815 millones; y el desempeño deportivo del equipo tampoco ha ayudado. El Barça no gana desde 2015 la máxima competición de clubes, la Champions League, un torneo que permite al vencedor ingresar más de 110 millones de euros.

Aunque es evidente que el Barcelona sin Messi seguiría siendo uno de los clubes de fútbol más importantes del mundo, pero es evidente que su valor de marca se resentiría. Sin el argentino, la marca Barça, valorada actualmente en 1,4 billones de dólares, perdería enteros, según ha advertido Xavier Ginesta, profesor de mercadotecnia deportiva en la Universitat de Vic-Universitat Central de Catalunya.