“Hazard jugaba al Mario Kart en el vestuario”

Filipe Luis, que jugó con el jugador del Real Madrid en el Chelsea habla de cómo entrena

El jugador belga del Real Madrid, Eden Hazard, sigue desde la grada un partido del Real Madrid
El jugador belga del Real Madrid, Eden Hazard, sigue desde la grada un partido del Real MadridJuanJo MartínEFE

Filipe Luis tiene muchas cosas que contar en el fútbol y ya ha soltado varios en una entrevista en The Guardian, donde ha hablado de ex compañeros y ex entrenadores.

Le entrenó Simeone y recuerda su exigencia. “Ahora puedo recibir y enviarle mensajes como un amigo, pero por aquel entonces, cada vez que recibía uno, era estresante. En uno me dijo: ‘Vuelve, vamos a ganar de nuevo y necesito un lateral izquierdo como tú’. Volví, jugué bien y dijo: ‘Ves, solo juegas bien conmigo...’”, ha asegurado. Fue muy duro: “Sacaba lo mejor de mi. Conocía cada centímetro de mi cerebro. Te doy mi palabra; no es fácil jugar para Simeone. No tiene corazón. Nunca se dice a sí mismo: ‘Oh, qué pena, pobre jugador, necesito hacer esto o lo otro’. Él decidirá lo que tenga que hacer simplemente en busca de la victoria. Él no pierde el tiempo”, continúna. Nunca hará un entrenamiento en plan, ‘venga, pasémoslo bien hoy’. Yo era un lateral izquierdo sin confianza en diciembre cuando llegó y el mejor del mundo en enero. Es el único que ha logrado sacar eso de mi».

También estuvo con Mourinho : “Cuando estuve en el banquillo en el primer partido llamé a su puerta y pregunté: ‘¿Por qué me trajiste aquí? ¿Por qué no me dejaste en el Atlético?”, le preguntó. Y Mou fue sincero:’. Me dijo que no se sentía tan seguro defensivamente conmigo como con Azpilicueta. Me dijo que tenía que ganarme el puesto. No podía esperar que por nombre fuera a ser la primera opción. Él tenía razón, yo no estaba jugando bien. Pero también pienso que hay que estar en el campo para mejorar. No me arrepiento del fichaje porque era uno de los mejores equipos del mundo, pero ¡todo el mundo quiere jugar! En ese momento me sentí traicionado. No quería trabajar con Mourinho un año más. Pero no era su culpa. Ganamos la final y tengo la medalla en casa».

Coincidió con Hazard: “En el Chelsea tuvimos grandes jugadores. Eden Hazard, Fàbregas, Diego Costa. Junto a Neymar, Eden es el mejor con el que he jugado”, reconoce. Y le sitúa a la altura de Messi: “Está junto a Messi, ganando partidos solo”, aunque: “no corría mucho para defender, no entrenaba bien y cinco minutos antes de los partidos jugaba con Mario Kart en el vestuario. Entrenaba y calentaba cordones desatados. Pero salía y nadie podía robarle la pelota. Regateaba a tres o cuatro. Si los oponentes se acercaban demasiado, él simplemente se alejaba».

Y se acuerda de Messi: “Un día me gustaría preguntar a Messi qué sentía al jugar contra mi. Lo afrontaba como el partido más importante de mi vida, porque era el mejor jugador que nunca había visto. Tenía algo, le estudiaba mucho, que era muy importante: improvisa. No tiene el regate en la cabeza antes de que le llegue el balón. Si recibe el balón, uno contra uno, es imposible. Hubo partidos en los que fui demasiado lejos en términos de agresividad y me expulsaron, pero nunca me recriminó nada»