Nuevas sospechas acorralan a Niemann, el maestro del ajedrez acusado de hacer trampas con bolas anales

Carlsen alimenta la teoría contra Niemann al abandonar en dos jugadas en el torneo online Julius Baer Generation Cup. Mientras tanto, chess.com insiste en tener pruebas de fraude y hay duda sobre su ascenso meteórico

Hans Niemann continúa en el centro de la polémica
Hans Niemann continúa en el centro de la polémica FOTO: Twitter La Razón

El supuesto fraude de las bolas anales vibradoras para ganar torneos de ajedrez sigue haciendo correr ríos de tinta y parece haber metido al mundo del deporte de reyes en un callejón sin salida.

Magnus Carlsen lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a dejar en evidencia, o querer dejar en evidencia a Niemann. Después de acusarle, en el torneo de San Luis, de hacer trampas y dejar que corra como la pólvora el rumor de que podía llevar bolas anales que le avisasen de los movimientos, ambos se han vuelto a enfrentar en el torneo Julius Baer, que mezcla jugadores de diferentes edades y lo sucedido ya no se sabe si ha sido sorprendente o esperado.

Ha empezado la partida y enseguida ha acabado porque Carlsen ha decidido perder. No buscar tablas, no retirarse, simplemente ha dado la partida por perdida ante el rival que tanto le saca de quicio aunque no quiera explicar por qué. Si era la partida del morbo lo que ha hecho el gran campeón noruego alimenta aún más los rumores, aunque puedan sonar disparatados, acerca de Niemann. De hecho su actitud resulta realmente curiosa si tenemos en cuenta que este torneo lo patrocina el banco suizo Julius Baer y Play Magnus Group, empresa fundada por el propio campeón noruego.

Nuevas pruebas

Pero eso no es todo, a las teorías de las conspiración de Carlsen se une la insistencia de Chess.com de que cuenta con pruebas fiables contra el GM Hans Niemann.

Chess.com, que ya expulsó al jugador tras el escándalo de las perlas anales, ha declarado que dispone de nuevas pruebas contra Hans Niemann que han sido puestas a disposición del maestro estadounidense para que dé un paso en alguna dirección y se posiciones, se entiende que auto inculpándose. Sin embargo, al igual que hace Carlsen, arrojan la piedra y esconden la mano. No han publicado ningún tipo de documento ni aclaran si estas pruebas apuntan al Niemann del pasado o al Niemann del presente.

Una bola a la que el propio Niemann daba ciertas alas al reconocer que había cometido trampas en el pasado. Niemann admitió en una entrevista que hizo trampas en un torneo online cuando tenía 12 años, después de que un amigo le trajera un iPad con un motor de ajedrez y le dijera qué jugadas debía hacer. Y en una segunda ocasión cuando tenía 16 años. «Era sólo un niño», dijo Niemann. «Nunca en mi vida he hecho trampa en una partida sobre el tablero. Estoy orgulloso de haber aprendido de mi error». Esta confesión y sus ascenso meteórico han provocado que las sospechas acorralen a Niemann sin que la Federación Internacional de Ajedrez tome cartas en el asunto.

Pero las dudas más serias surgen al analizar el ascenso meteórico del joven ajedrecista. Niemann subió de 2485 puntos a 2700 en tan solo año y medio. Ha jugado en el último año unas 360 partidas de torneo y el gran maestro estadounidense dice haber dedicado los dos últimos años a vivir 100% en el ajedrez, estudiando unas 12 horas por día, lo que explicaría su rapidísimo avance.

Acenso meteórico

Sin embargo, la tabla tabla de progreso en ajedrez elaborado a partir de los datos de los jugadores en la lista oficial de la FIDE (Federación Internacional de Ajedrez.) corre como la pólvora en redes sociales. En la misma puede verse lo siguiente:

Para pasar de 2485 a 2700, estos son los tiempos medidos por el progreso ajedrecístico de algunos de los mejores jugadores del mundo:

Alireza Fioruzja: 2 años y 4 meses

Anish Giri: 2 años y medio

Magnus Carlsen, Ding Liren y Gukesh: 3 años y medio

Fabiano Caruana, Jan Duda y Vincent Keymer: 4 años

Hikaru Nakamura: 5 años y medio

Abdusattorov: 5 años

Ian Nepomniachtchi: 6 años

Danii Dubov: 7 años

Hans Niemann: 1 año y medio

¿Es posible ese avance en tan poco tiempo? ¿Cómo es posible que en año y medio se llegue a 2700, es decir, 200 puntos en año y medio? Los expertos en ajedrez ven casi imposible este ascenso pero una vez más, no tienen pruebas.

¿Caza de brujas o fraude real?

El mundo del ajedrez parece haberse quedado “colgado” de esta controversia y no hay nadie que arroje luz sobre el asunto. Es realmente patético que el mundo del ajedrez haya pasado la mayor parte de dos semanas lanzando teorías de conspiración, afirma Alexander Grischuk ,

“Magnus no se asustó sin razón. Tuve la impresión de que estaba seguro de que Niemann estaba haciendo trampa de alguna manera. Probablemente no había trampas en su juego, su juego no era sospechoso. Niemann jugó promedio y Carlsen jugó mal.¿Es realista hacer trampa en prestigiosos torneos fuera de línea? Eso es lo que me interesa. En los torneos en línea todo se trata de decencia. Pero si es posible engañar a OTB, esa es la pregunta. Por eso estoy esperando una declaración de Magnus: tiene que proporcionar al menos algunos datos. No hay nada sobrenatural en el hecho de que Niemann, jugando piezas negras, venciera a Carlsen. Es comprensible que sea inesperado. Quizá se pueda comparar este partido con el fútbol: lo sería si el Barcelona perdiera ante el Levante. Raro, pero sucede”, añade Grischuk.

Lo realmente preocupante es es que no ha habido respuesta por parte de la FIDE ni de la Asociación de Profesionales del Ajedrez (ACP). Todos siguen adelante como si nada hubiera pasado. Han comenzado nuevos torneos y el tema aún se está discutiendo en las redes sociales la veracidad de las acusaciones.

No hay indicios de que Hans Niemann se haya puesto en contacto con la Comisión de Ética de la FIDE o la Asociación de Profesionales del Ajedrez ni tampoco que se haya iniciado ningún procedimiento contra él.

En este escenario solo saben dos soluciones: O Carlsen se enfrenta a un juicio por falsas acusaciones o se demuestra que Niemann es un fraude. Y mientras tanto una pregunta sigue en el aire: ¿Aceptará Niemann el reto de jugar desnudo por 1 millón de dólares? Parece que al culebrón de las bolas vibradoras aún le quedan varios capítulos por escribir.