Deportes

El control de espalda de Vinicius: lo mejor del Real Madrid-Villarreal

Mediada la segunda mitad, el Santiago Bernabéu empezó a aplaudir: Vinicius salía a calentar y la grada le agradeció la voluntad con la que jugó antes de lesionarse, además de estar ansiosa por verle otra vez su talento en el campo.

Publicidad

Poco después, Zidane le dio instrucciones, mandó salir a Brahim y Vini saltó al campo entre una gran ovación, quizá la mayor de la tarde y las más esperanzada de estos últimos encuentros de temporada de los blancos. Y dejó una jugada para el recuerdo, un control de balón con la espalda, de la que nace el tercer gol del Real Madrid. Es un recurso muy brasileño, que puede hacer con un poco de suerte.

"Ha jugado veinte minutos tras dos meses, tiene que trabajar más".

Vinicius hizo lo de siempre: pedir la pelota en la banda, regatear, llegar al área y hacer cosas distintas. Y también mostró que tiene que seguir trabajando cuando remata en el área. Pero ya pudo mostrarle a Zidane que está listo y que la grada del Bernabéu quiere verle más el año que viene.