Actualidad

Medio siglo con Aíto

De su cameo en «La familia y uno más», a las conferencias de prensa de su segundo o al invento de los tres hombres altos... un técnico único

De su cameo en «La familia y uno más», a las conferencias de prensa de su segundo o al invento de los tres hombres altos... un técnico único

Publicidad

Aíto García Reneses es único. Más allá del medio siglo que lleva como protagonista del baloncesto español, la infinidad de títulos, los 38 años como técnico, los diez como jugador, los dos como directivo... Fue el primer entrenador que fichó a un presidente (Salvador Alemany); puso en uno de sus contratos que no tenía obligación de hablar con la Prensa; fue el primero que se atrevió a jugar con tres hombres altos; lo de mandar a su segundo a las conferencias de prensa, como Mourinho hacía con Karanka, también lo inventó él; hizo un cameo en «La familia y uno más»; creó los primeros marcadores... Es único. Cerca de los 70, Aíto sigue en un banquillo, el del Gran Canaria, subcampeón de la Copa del Rey. La Liga Endesa homenajeó ayer a uno de sus mitos. Ha propuesto su entrada para la promoción de 2017 del Hall of Fame (Salón de la Fama) estadounidense, le entregó la insignia de oro y brillantes de la ACB y ha creado un curso de baloncesto on-line para entrenadores titulado «La pizarra de Aíto». Don Alejandro estaba abrumado.

El primer Aíto jugó cinco años en el Estudiantes y otros cinco en el Barça. «Era inteligente, dominador del tiempo del partido y, siendo jugador, ya tenía la pizarra en la cabeza. Jugó en la élite porque tenía talento, pero le faltaba velocidad para ser unos de los grandes», rememora Pepe Laso –padre del técnico del Madrid–, que se enfrentó a él en varios derbis madrileños cuando ambos eran júniors. Donde se ha hecho leyenda es en los banquillos. «No deja indiferente a nadie. Es muy cercano a los jóvenes y siempre ha ido muy por delante al resto de entrenadores», recuerda Rafa Jofresa, uno de los más de 500 jugadores que ha dirigido. «Sus ideales siempre los ha llevado hasta el final por encima de jugadores, entrenadores y política de club. La concentración, la disciplina, la autoexigencia... Era diferente», relata Jofresa.

Uno de sus grandes rivales fue Lolo Sainz. «Cuando decidió meterse a directivo dos años, me permitió ganar dos Ligas seguidas», dice Lolo y continúa: «Como diría el gran Pedro Ferrándiz, su currículum es casi como el mío».

Buena parte de los entrenadores de la ACB han tenido contacto directo o han sido ayudantes de Aíto. «Su método se basa en un sentido claro de la disciplina que los jugadores tienen que cumplir, pero no una disciplina militar. Los jugadores con Aíto saben qué es lo que quiere el entrenador», asegura Pepe Laso. «Uno de los jugadores que no tuvo relaciones fáciles con él, Roger Esteller, me comentó una vez retirado que Aíto es un extraordinario entrenador. Con él sólo tienes que tener cuidado de no ser uno de los dos castigados. Si eres uno de ellos, lo pasas mal y lo que tienes que intentar es salirte cuanto antes de esos dos castigados. Aíto es una línea recta inquebrantable».

Publicidad

Después de hacer un repaso a su trayectoria y recibir las camisetas-homenaje de los siete equipos por los que ha pasado, el técnico madrileño atendió a LA RAZÓN. «¿El quinteto de mi carrera? Es muy complicado. Estamos un poco impresionados con la NBA y a veces no es para tanto, pero incluiría a tres jugadores que han sido número tres, cuatro y cinco del ‘‘draft’’: Pau Gasol, Ricky Rubio y Kristaps Porzingis. Ellos son tres de mis favoritos, aunque hay muchos más, como Andrés Jiménez, Epi, Villacampa...». ¿Y hasta cuándo tendremos a Aíto? «De momento llego al domingo contra el Murcia, pero no me planteo el futuro. Prefiero disfrutar del presente», afirma. Pepe Laso lo tiene más claro: «Tenemos Aíto para mucho tiempo porque es muy monacal y no le distrae nada. No le distrae el dinero ni la familia, porque no tiene hijos. Se puede ser Papa con 78 y 80 años y Aíto seguirá siempre que haya un proyecto que le atraiga».