«¡Hay que reaccionar ya!»

«Esto no puede seguir así, los jugadores no ponen ganas». «No es culpa sólo del técnico, sino que hay que repartirla entre todos. Nos aburrimos en el Bernabéu». «Somos el Madrid y estaremos en las buenas y en las malas, pero esto tiene que cambiar ya». Estas eran algunas de las frases a la salida del Bernabéu.

¿Para qué está el VAR? Con esa sinceridad en las críticas al equipo también hubo quejas y justificadas por el mal arbitraje. «¿Para qué está el VAR? Siempre ocurre lo mismo con el Madrid. Nos sentimos ninguneados». Sobre todo se hacía mención al penalti cometido por Rulli a Vinicius: «¡Basta ya! Ha sido un penalti clarísimo. Y ha habido otro a Sergio Ramos», me decía indignado uno de los muchos aficionados que mezclaban la frustración con el juego del equipo con la indignación por el arbitraje.

Vinicius, el mejor. De lo poco salvable del Madrid también había coincidencia entre los hinchas: «Este chaval va para estrella. Es el único que lo ha intentado todo. Se ha atrevido, ha encarado y él solito ha creado todo el peligro del equipo», me comentaba otro seguidor. Y la mayoría asentía e incluso pedía que todos sus compañeros se fijasen en el esfuerzo. «Que se fijen en Vinicius, no sólo en lo que ha demostrado con el balón sino en su trabajo por el equipo».

«Hay que fichar». Hubo también quienes querían profundizar en algunas de las carencias futbolísticas del equipo y por ahí se acordaban de la falta de gol. «Nadie mete los goles. Hay que fichar ya, sí o sí». Por aquí también casi un clamor general. Esa falta de capacidad ante el gol es algo que se está acusando en casi todos los partidos. «Echamos de menos a Cristiano Ronaldo, el equipo no tiene gol y así es imposible. Alguien tiene que volver a ilusionarnos». El madridismo habló ayer y lo hizo sin cortapisas.