MENÚ
lunes 19 noviembre 2018
05:37
Actualizado
  • 1

¡Ole tú!: Noches como la del sábado...Ni una más

  • ¡Ole tú!: Noches como la del sábado...Ni una más

Tiempo de lectura 2 min.

23 de abril de 2018. 05:42h

Comentada
Cristóbal Soria.  23/4/2018

ETIQUETAS

Ayer no fue un domingo cualquiera. Ayer nos tocó a los sevillistas digerir ya en frío la humillación a la que fuimos sometidos en el Wanda Metropolitano por el mejor equipo de mundo. Para mí ha sido el día más triste y vergonzante de la reciente historia del Sevilla Fútbol Club. Perder entra dentro de lo previsible, pero manchar el escudo y la camiseta no se lo podemos consentir ni a jugadores ni a técnicos. Pero es lo que pasó en la final de Copa. Es evidente que nos enfrentamos a la mejor versión de Iniesta y de Messi, que pagamos los platos rotos de Roma y que si al conjunto de Valverde le sale todo no hay equipo capaz de hacerle sombra. Pero los jugadores y Montella se olvidaron, o nadie les ha explicado, que nuestro himno habla de casta y coraje, y eso no se negocia. Ni los títulos crecientes, ni vernos en una nueva final, ni ver a los míos llenar de nuevo un estadio. No hay excusa capaz de consolarme de la vergüenza a la que fuimos sometidos todos los sevillistas.

Y encima lo de N'Zonzi

Si no teníamos suficiente con todo lo sufrido, al día siguiente nos levantamos con la noticia de que N’Zonzi había estado por la noche en una conocida discoteca madrileña. Y para acabar de poner la guinda, la web del club emitió un vídeo del jugador intentando justificar esa salida y pidiendo disculpas. Que no haya nadie en ese vestuario capaz de coger por la pechera al francés y decirle delante de los compañeros lo que cualquier sevillista sentimos el sábado deja muy claro la descomposición total y absoluta que reina en el vestuario del Sevilla Fútbol Club.

Toca levantarse

El sevillismo tiene que levantar la cabeza y apelar a nuestros sentimientos, que no dependen de victorias ni derrotas. Los sevillistas siempre hemos sabido llevar a gala nuestra condición de Guardianes de Nervión. Pero, por favor... noches como la del sábado, ni una más.

Últimas noticias