Baloncesto

Doncic casi es suficiente

Doncic intenta superar la defensa de Papanikolau
Doncic intenta superar la defensa de Papanikolau

El base (33 puntos en 38 minutos) se puso más que nunca el equipo a la espalda y, con la ayuda de Carroll y Rudy, llevó al Madrid hasta una prórroga en la que se impuso Olympiacos.

Estaba el Real Madrid en lo más profundo del laberinto (52-40, min 28) con muy pocas cosas en las que creer. Porque los pívots que no están lesionados se estaban cargando de faltas, el ataque no funcionaba y el ritmo de partido era perfecto para que Olympiacos fuese haciendo camino en el marcador. Los de Laso estaban a punto de rendirse, pero encontraron algo a lo que agarrarse. Ese algo se llama Luka Doncic, un jugador tan joven como distinto que a punto estuvo de dar al Real Madrid una victoria que no imaginó en la mayor parte del encuentro. El esloveno se puso el equipo a la espalda más que nunca, jugó casi cuarenta minutos e hizo de todo mientras iba encontrando algún socio que le echara una mano. Hasta los 33 puntos se fue el base, muchos de ellos encontrados de forma individual tratando de localizar un resquicio por el que devolver a su equipo al partido.

Parecía imposible cuando el Madrid perdía por doce a falta de siete minutos, pero la fórmula Doncic encontró ayuda en los puntos de Carroll y en la aparición, por fin, de Rudy Fernández. Lucharon los blancos contra su propio destino y llevaron el encuentro a la prórroga. Un esfuerzo brutal que arruinó Printezis en los minutos extra, con varias acciones ofensivas ante las que ya no tuvo respuesta ni fuerzas el grupo de Laso. Los blancos llegaron más allá de donde nadie pensaba, aunque no pudieron evitar la sexta derrota del curso en la Euroliga ni firmar un balance negativo: cinco victorias y seis partidos perdidos, por primera vez desde que hace año y medio se instauró este modelo de competición. Está también en riesgo de estar fuera de los puestos de «play off» algo que tampoco le había sucedido con este nuevo formato.

Antes del choque decía Laso que era un momento para ir ajustando cosas y adaptar a los nuevos (Randle y Tavares), pero la competición no se detiene ni mira las listas de lesionados. Por eso el Madrid compitió hasta contra sí mismo en Grecia ayer y Doncic estuvo cerca de ser suficiente.