MENÚ
lunes 11 noviembre 2019
10:59
Actualizado

El delegado del Espanyol pone su cargo a disposición del club por insultos racistas

José María Calzón reconoce su error y pide disculpas por el incidente en Gerona en el que llamó "negro de mierda" a un aficionado local

  • José María Calzón, delegado del Espanyol
    José María Calzón, delegado del Espanyol /

    Efe

Barcelona.

Tiempo de lectura 2 min.

10 de abril de 2019. 16:05h

Comentada
R. D..  Barcelona. 10/4/2019

Después de 40 años como delegado del Espanyol, José María Calzón ha puesto su cargo a disposición del club, como explica en una carta abierta. La causa son los insultos racistas que profirió el pasado sábado al bajar del autocar en Montilivi cuando su equipo iba a jugar ante el Girona. "Tú, calla, negro de mierda", dijo a uno de los aficionados que recibieron de manera hostil al Espanyol.

"No puedo ocultar mi decepción por los hechos que se produjeron antes del partido del pasado sábado en el estadio de Montilivi que me incomodan extraordinariamente y que contaminan mis cuatro décadas de trabajo en un club tan relevante e histórico como el RCD Espanyol. Me entristece enormemente lo sucedido y nunca, nunca, nunca hubiera podido imaginar que me sucedería algo así y cayera en semejante error", explica Calzón.

"Vaya por delante que me equivoqué con mi acción, que lo siento y que asumo poner mi cargo a disposición del Consejo de Administración del RCD Espanyol de Barcelona, pero también me gustaría poder explicar que esa misma mañana, al acabar el partido, fui a disculparme ante la persona ofendida, pero ni entonces ni en los repetidos intentos posteriores, ni a título individual ni mediante las gestiones que ha hecho el club, he tenido respuesta. Insisto en que me equivoqué y lo lamento profundamente. Es la primera vez en estos 40 años que he perdido la compostura y he contestado a los insultos que recibimos en cuanto bajamos del autocar del equipo, pero también es la primera vez, en todos estos años, que he notado un ‘recibimiento’ tan voluntariamente crispado, hostil y ofensivo de los aficionados locales", añade.

"Me gustaría dejar muy claro, igualmente, que jamás he tenido comportamientos racistas. Nada más lejos de la realidad. He tratado con respecto y educación en estos 40 años a futbolistas, entrenadores, árbitros y gente de todas las nacionalidades, orígenes o religiones. Me considero un afortunado por haber convivido con futbolistas como N’Kono, Kameni, Eto’o, Caicedo, Diop, Bikey, Wakaso, Feddal, Hadji y muchos otros que me han confesado su cariño y a los que sigo admirando y conservando una amistad que ni la distancia ni los años han podido romper", concluye..

Últimas noticias