MENÚ
domingo 18 agosto 2019
23:54
Actualizado

El encaje de Griezmann en el once titular del Barcelona

  • Griezmann, en el último partido que ha disputado, con la selección de Francia
    Griezmann, en el último partido que ha disputado, con la selección de Francia /

    ALBERT GEA / REUTERS

Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

14 de junio de 2019. 19:16h

Comentada
F. Martínez.  Madrid. 14/6/2019

El futuro de Griezmann sigue siendo un misterio. Nadie decía nada hasta que Gil Marín, consejero delegado del Atlético de Madrid, habló el pasado miércoles: «Griezmann irá al Barcelona, se sabe desde marzo». No ha habido respuesta ni del futbolista ni del Barça. El conjunto azulgrana no va a hacer movimientos hasta julio porque no puede gastar dinero para cuadrar las cuentas del ejercicio 2018/19. El futbolista mantendrá el misterio porque el próximo día 1 su cláusula de rescisión pasará de 200 millones a 120. Hay que esperar por tanto para saber si lo de Gil Marín fue un «spoiler» o no. Lo que sí han aparecido son voces, muchas de ellas críticas (Rexach, Edmilson...) por la posible llegada de un futbolista que el año pasado dio calabazas al Barcelona. Su fichaje sería sin duda un salto de calidad para el Barça, pero habría que buscarle sitio y varias son las opciones, al tratarse de un jugador polivalente.

Atacante por la izquierda

En teoría, llegaría para ocupar ese puesto, aunque es verdad que antes tendría que salir algún jugador (Coutinho está en la puerta de salida) porque hay exceso de estrellas en el ataque. Griezmann actuaba con libertad de movimientos en el Atlético de Madrid, pero ese papel lo tiene Messi en el Barcelona y lo va a seguir teniendo. El futbolista francés debería adaptarse a partir desde la izquierda y mantener cierta disciplina en esa zona, porque ya se produce un desequilibrio cuando Leo abandona el costado derecho, que es sólo su punto de partido.

Interior en el centro del campo

Si Antoine juega en ataque sería para competir por un puesto con Dembélé. Son dos futbolistas diferentes. El ex del Borussia es más anárquico, participa menos en el juego, pero tiene más uno contra uno y desborde; más llegada por banda tipo extremo. Griezmann sería un futbolista más asociativo, justo lo que en teoría debería ser Coutinho, aunque no ha cuajado; más de diagonales, un estilo de lo que hacía Pedro en la época de Guardiola. Para que Dembélé y Griezmann jugaran juntos, el todavía jugador del Atlético de Madrid tendría que retrasar su posición y hacer de centrocampista, de interior. No es una tarea fácil, requiere saber mantener el sitio y un esfuerzo defensivo que el jugador rubio ya ha demostrado como rojiblanco. Aparte de su calidad destaca por el sacrificio que hace para el grupo. Rakitic, por ejemplo, supo cambiar de rol respecto a lo que hacía en el Sevilla, donde era el eje del equipo.

En punta

Griezmann ha actuado a veces en punto en el Atlético de Madrid. No es su mejor posición, porque tiene calidad para más y es como si el campo se le quedara pequeño, pero al ser un jugador con mucha movilidad, desmarque y capacidad goleadora, podría entenderse bien con Messi. Luis Suárez en principio es titular indiscutible ahí, pero el francés le puede apretar, y no se descarta el fichaje de un punta más específico. Sin el uruguayo la otra opción es que Messi actúe de «falso 9», Griezmann en la derecha o la izquierda y Dembélé en el lado que no ocupe su compatriota.

Son varias las posibilidades que tendría Valverde, pero lo primero que debe hacer el francés, si es que se confirma su fichaje, es ganarse a la afición, que ya le silbó en la última visita del Atlético al Camp Nou. Está claro que el «juego» del año pasado, el vídeo de «La Decisión», no sentó nada bien en el Camp Nou.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs