Real Madrid

Las jugadas del escándalo arbitral en la final de la Copa del Rey

Dos decisiones polémicas de los colegiados condicionaron el resultado de la final copera

El jugador del Real Madrid Randolph (c) tapona un lanzamiento del Barcelona Lassa. EFE/Javier López
El jugador del Real Madrid Randolph (c) tapona un lanzamiento del Barcelona Lassa. EFE/Javier López

Dos jugadas polémicas traerán que hablar en la final de la Copa del Rey que el Barcelona Lassa le ha ganado al Real Madrid por 93 a 94. El partido llegó hasta la prórroga con una canasta de Llull sobre la bocina y en los cinco minutos extras, se produjeron 2 decisiones arbitrales controvertidas.

A falta de 12 segundos para el final del partido, el Barcelona ganaba por 90-92 tras un triple de Randolph. Los culés sacarían de fondo, tras la canasta del jugador esloveno. Tomic, el responsable de poner el balón en movimiento, encontró a Singleton en campo rival, desmarcado. Lanzó el balón hacia el norteamericano, que se encontraba con vía libre para anotar una bandeja. Tras de sí, le siguió el propio Randolph, el cual golpeó la cabeza de Singleton, tal y como se aprecia en la imagen, lo que hubiera supuesto 2 tiros libres para el Barcelona, que pudieran haber dejado una renta suficiente para que no se le escapara el partido. Singleton falló la bandeja y los árbitros no pitaron nada.

Los de Laso dieron la vuelta al partido en los segundos finales, con el triple de Randolph y una falta y canasta de Carroll que colocaba 93-92 al Real Madrid a falta de 4 segundos para el final. El Barcelona sacaría de banda y tendría una posesión para anotar la canasta que le diera el título. El balón llegó a las manos de Tomic de espaldas al aro, que superó con un reverso a su defensor y buscó un aro pasado para ponerse 1 arriba. Randolph llegó desde atrás, con mucho ímpetu, para taponar el lanzamiento del croata. Con las repeticiones, se aprecia como el balón, primeramente toca el aro y después es Randolph quien contacta con el balón, por lo tanto no sería tapón ilegal, como parecía en un principio, sino que sería un rebote y, por tanto, la canasta no era válida. Los árbitros revisaron la jugada en el vídeo y dictaminaron que la jugada de Tomic subiría al marcador, a pesar de las imágenes. El Real Madrid, con solo 1 segundo no pudo anotar una canasta para darle la vuelta.

Estas dos decisiones arbitrales han condicionado el resultado final de un partido espectacular que tuvo que decidirse en la prórroga.