Fútbol

El sueco que fue islandés del año

Lars Lagerback, seleccionador de Islandia, se ha convertido en un héroe nacional en ese pequeño país

Lars Lagerback
Lars Lagerback

Lars Lagerback, seleccionador de Islandia, se ha convertido en un héroe nacional en ese pequeño país

«No soy un héroe, héroes son Martin Luther King y Nelson Mandela», dice Lars Lagerback. Pero los islandeses no piensan lo mismo. A sus órdenes, Islandia se ha clasificado por primera vez para un gran torneo y lo hizo, además, dejando fuera a Holanda y sin tener que pasar por la repesca. Pero antes de eso, Lagerback ya era una celebridad en Islandia. En 2013, dos años antes, fue nombrado islandés del año, a pesar de ser sueco. Incluso, el ex ministro de Energía Össur Skar Hedin se atrevió a proponerlo como candidato a la presidencia del Gobierno.

Lagerback figura oficialmente como coseleccionador junto al islandés Hemir Hallgrimsson. En realidad se trata de una transición tutelada. El sueco ya ha anunciado que abandonará el cargo al final del campeonato y Hallgrimsson será su heredero. Lo mismo sucedió cuando dirigía a Suecia. Durante cuatro años compartió el cargo con Tommy Soderberg.

En su estreno en la Eurocopa consiguió empatar con Portugal, otra hazaña. Tras el partido definió a Cristiano como «un excelente actor» después de que el portugués criticara la táctica islandesa.

El técnico de Islandia, de 68 años, es el segundo más veterano de la Eurocopa, sólo superado por el inglés Roy Hodgson. Es, además, el que posee el récord de participaciones en una Eurocopa. Ésta es la cuarta. Dirigió a su país entre 2000 y 2008. Ahora es la primera vez con Islandia.

Su carrera hasta llegar a ser un héroe nacional en Islandia no ha sido sencilla. Como jugador compitió en equipos de segunda fila y en alguno incluso tuvo que compaginar el trabajo de futbolista con el de recepcionista en las oficinas del club.

La notoriedad alcanzada como seleccionador sueco le sirvió para ser contratado por la federación nigeriana para el Mundial de 2010. Cobró aproximadamente un millón de euros por cinco meses de trabajo, pero no consiguió evitar la eliminación en la primera fase.