Final Copa del Rey: El resquicio para una “sanción ejemplar”

Los árbitros abren la puerta a un posible castigo porque aceptan y acatan las decisiones que tome la ACB por los errores

Florentino Pérez, José Ángel Sánchez y Juan Carlos Sánchez, en los pasillos del WiZink Center después de la final / Reuters
Florentino Pérez, José Ángel Sánchez y Juan Carlos Sánchez, en los pasillos del WiZink Center después de la final / Reuters

Los árbitros abren la puerta a un posible castigo porque aceptan y acatan las decisiones que tome la ACB por los errores.

Los árbitros son muy conscientes de los errores que cometieron García González, Pérez Pérez y Jiménez Trujillo en el tramo decisivo de la final de la Copa del Rey. Por eso la Asociación de Árbitros Españoles de Baloncesto (AEBA) ha dejado la puerta abierta a la aplicación de un posible castigo que sería responsabilidad de la Asociación de Clubes. Después de reconocer la existencia de «errores graves» en el final del partido «aceptamos y acatamos las decisiones que pueda tomar la ACB en relación a dichos errores». La traducción es que en manos de la Liga está la posibilidad de que el trío arbitral sea sancionado de alguna manera.

Sería la forma que tendría la ACB de ofrecer una respuesta a las exigencias del Real Madrid de una «sanción ejemplar» y la única manera de frenar el órdago del club blanco sobre su posible abandono de la Liga. Para el Madrid, el comunicado en que se reconocían los errores arbitrales «no aporta nada, no soluciona nada». «Esto no se puede arreglar con una nevera normal, con que estén fuera de las canchas durante uno o dos meses. Tiene que tratarse de un castigo ejemplar, de que estén sancionados un año, de que no nos vuelvan a pitar porque todo el mundo lo ha visto y no puede quedar así», se desliza desde el club.

Un histórico del arbitraje español y expresidente del Herbalife Gran Canaria tiene muy claro qué sucedió: «No puede ser que de todas las imágenes que había de una misma jugada, al parecer los árbitros finalmente vieran sólo dos. Habría que haber visto más para salir de dudas y, en la jugada final, la clave era comprobar que el balón lanzado por el azulgrana Tomic tocó en el aro y posteriormente fue recogido por Randolph». Betancor considera que el uso adecuado de la tecnología habría evitado la polémica: «El tema de fondo es que la tecnología está para aportar soluciones y no para generar problemas. Lo realmente trascendental en la final de Copa es que la tecnología estuvo mal utilizada». Y aporta una solución: «En la FIBA Europa propuse introducir la figura del árbitro digital, que es el experto para aplicar correctamente la tecnología, porque la persona que está ahora sentada en la mesa de las canchas es un empleado de la empresa ''Instant Replay''».