Deportes

El duro castigo al que se enfrentan las jugadoras rebeldes de “La Roja”: ¿Qué pasará si alguna es convocada?

Semana clave en la guerra entre la selección femenina y la Federación. Vilda dará esta semana la lista de convocadas para los amistosos ante Suecia y Estados Unidos.

Semana clave en la Guerra entre la selección y la RFEF
Semana clave en la Guerra entre la selección y la RFEF FOTO: RFEF larazon

Esta semana será clave con la convocatoria más polémica de la historia a la vista. El próximo viernes 30 de septiembre –según las previsiones-, Jorge Vilda elegirá a las 23 jugadoras que disputarán los dos próximos partidos amistosos de la selección poco más de una semana después de que 15 jugadoras anunciaran su renuncia a entrar en la próxima lista para una concentración que arranca el lunes 3 de octubre. Un polvorín a punto de saltar por los aires - si no ha saltado ya- a solo 10 meses del Mundial.

España juega el viernes 7 de octubre ante Suecia en el primer amistoso tras la crisis abierta en el equipo nacional y el siguiente amistoso es contra Estados Unidos. ¿Qué podría pasar si alguna de las jugadoras “rebeldes” fuese convocada?

Hasta 15 futbolistas han declinado ser convocadas con España alegando que la situación actual en la selección está afectando a su “estado emocional y de salud”. En un mail enviado de forma simultánea a la Federación el jueves por la tarde, las futbolistas aseguraron no sentirse “en condiciones de ser seleccionables” y solicitaban “no ser convocadas hasta que esta situación no sea revertida”.

Quieren a su entrenador, Jorge Vilda, fuera del equipo. Las futbolistas no confían en él, no creen que esté a la altura para dirigir a la mejor generación femenina de nuestro fútbol y se quejan de que el ambiente en el vestuario está muy enrarecido. Pero además, fuentes cercanas a varias de estas jugadoras, consultadas por Mundo Deportivo, aducen que los motivos principales están relacionados con un exceso de control por parte del seleccionador, a veces enfermizo y que incluso llegan a catalogar de “dictatorial”.

En este escenario ¿Qué pasaría si Vilda decidiera incluirlas en la listas?

No acudir a una llamada de la selección está tipificado como una infracción muy grave y puede acarrear sanciones de entre dos y cinco años de inhabilitación, lo que impediría a las afectadas jugar con sus equipos durante el tiempo que durara el castigo. En cualquier caso, este extremo se produciría si la RFEF convoca a una jugadora y si niega a acudir a la llamada, una situación que parece que la Federación no forzaría. Rubiales ya dejo entrever que no llamarán a las futbolistas que han renunciado. Pero el pulso de las futbolistas tiene su riesgo. Si la Federación recurre, como dijo en su comunicado, a futbolistas de las categorías juveniles no se aplicaría el código disciplinario de la RFEF. Pero si incluye a las 15 remitentes de los correos o alguna de ellas, habrá que ver si estas acuden a la cita o se plantan asumiendo las gravísimas consecuencias. Por ahora, su renuncia les dejaría por voluntad propia fuera del próximo Mundial.

Esto es lo que dice el Artículo 65 sobre la inasistencia a las selecciones nacionales

1. Los/as futbolistas que de forma no justificada no asistan o abandonen las convocatorias de las Selecciones Nacionales, entendiéndose aquéllas referidas a entrenamientos, concentraciones, o celebración efectiva de partidos o competiciones, serán sancionados/as con multa de 3.006 a 30.051 euros y con una o varias de las siguientes sanciones:

- Inhabilitación para ocupar cargos en la organización federativa, o suspensión o privación de licencia, por tiempo de dos a cinco años.

- Privación de licencia, con carácter definitivo; tal clase de sanción sólo podrá imponerse de modo excepcional por la reincidencia en infracciones muy graves.

2. Cuando los futbolistas tengan la condición de directivos, se impondrá, además de la multa antedicha, una de las siguientes sanciones: Amonestación pública e inhabilitación por tiempo de dos a cinco años.