Fútbol

Carrasco y Correa lideran al mejor Atlético ante el Rayo (2-0)

Partidazo del belga y doblete del argentino del equipo de Simeone, que corta la racha de cuatro derrotas consecutivas

Correa trata de obstaculizar el saque de Luca Zidane en el Atlético - Rayo
Correa trata de obstaculizar el saque de Luca Zidane en el Atlético - Rayo FOTO: SUSANA VERA REUTERS

El Atlético no necesita que todo sea perfecto para ganar y eso es lo mejor que se le puede decir al equipo de Simeone, que en los últimos tiempos ha perdido la contundencia que solía acompañarlo en las dos áreas. El gol con el que daba el primer paso hacia la victoria llegó después de una gran jugada de De Paul y de Carrasco en la banda derecha. El belga se llevó la pelota por detrás junto a la línea de fondo para despejarse el horizonte de defensas. La jugada se torció cuando la pelota entró en el área y le llegó a Hermoso al pie derecho. El barullo posterior lo resolvió Correa con un remate que superó a Luca Zidane.

Así, con esos contrastes, resolvió el Atlético el partido. Con eso y con Correa, que siempre aparece cuando el Cholo lo necesita. El covid y las lesiones merman la delantera rojiblanca, pero ahí está el argentino para resolver. Marcó también el segundo, en el que sólo tuvoi que empujarla después de un gran pase de Lodi desde el costado.

Correa ocupó el lugar que debía haber correspondido en el campo a Luis Suárez. El uruguayo estaba, pero como si no. Impreciso en los controles y en los remates, desaprovechó un mano a mano con Zidane sin necesidad de que el portero del Rayo tuviera que desviar la pelota. Quedaban casi veinte minutos de partido cuando fue sustituido por Matheus Cunha.

A los vallecanos les bastaba con aguantar en el partido después de una semana en la que tuvieron que regresar a los entrenamientos sólo con siete jugadores del primer equipo por culpa del covid. No era la mejor manera de enfrentarse a un partido entre el cuarto y el quinto de la clasificación, ni la mejor manera de defender el puesto en la Liga de Campeones al que ahora regresa el Atlético.

La alineación era reconocible aunque Trejo y Dimitrievski comenzaran en el banquillo. Otra cosa es las condiciones de los que estaban en el campo fueran las óptimas para la disputa del partido. En el Atlético también había ausencias, pero no fueron las bajas las que provocaron que Simeone cambiara de sistema y regresara a la formación clásica de cuatro defensas.

Eso le permitía que Carrasco tuviera menos obligaciones defensivas y menos metros que recorrer. Estaba fresco para hacer una jugada como la del primer gol o para seguir apareciendo en la segunda mitad en dos jugadas casi consecutivas en las que estuvo cerca de marcar el tercero. En la primera, su remate pegó en el poste. En la segunda, después de varios quiebros en el borde del área, su disparo se estrelló en un muro de defensas franjirrojos. El belga se marchó del campo ovacionado por su estadio cuando fue sustituido por Felipe en los minutos finales del encuentro.

Lemar también tuvo su oportunidad, en un uno contra uno con Zidane al que llegó muy forzado. Intentó picarla por encima del portero, pero el remate se le escapó por poco.

No se quedó el Metropolitano sin ver a uno de los últimos héroes del Calderón, Radamel Falcao. El Atlético tuvo un recuerdo para él y para Mario Suárez a través de la megafonía del estadio al comienzo del partido. Cuando el «Tigre» entró en el césped la grada lo recibió como si ahora no vistiera una camiseta diferente a la de su equipo. No marcó Falcao, que tampoco tuvo demasiadas oportunidades.

Tampoco marcó nadie más. El trabajo ya lo había hecho Correa, que permite al Atlético comenzar el nuevo año con un optimismo diferente.