Busquets, el futbolista que todo lo ve

Apenas marca y casi no remata, pero es el que más pases da y más recupera en el Barcelona

Sergio Busquets no está en la lista de los 50 candidatos a ganar el Balón de Oro, pero no hay entrenador que no lo valore, tanto los que lo han dirigido como los rivales. «Para mí es el mejor centrocampista del mundo», ha dicho Luis Enrique. «El más inteligente al que he tenido la suerte de entrenar», añadió ayer el técnico azulgrana. «Si tengo que elegir un futbolista es Busquets», afirmó, ya en 2010, y en Onda Cero, Simeone. Así de silenciosa es la carrera del mediocentro del Barcelona, el heredero del puesto de «4» de Milla, Guardiola y tantos otros, aunque este año también ha actuado de interior. «Ha sido por necesidad. La posición donde rinde al ciento por ciento es la de pivote», asegura Luis Enrique. Y ahí le pondrá en el clásico. Quizá, Busquets es la evolución más completa de ese puesto tan importante en cualquier equipo, y más en el Barça. La mejoría del equipo las últimas jornadas ha coincidido con el crecimiento de Busi, el hombre que saca el balón jugado y el que sabe por dónde va a ir el juego para la recuperación tras pérdida, el arma más letal del líder. «Se da cuenta de todo, lo ve todo. Siempre sabe lo que necesita el equipo: dónde colocarse, dar el pase conveniente, cuándo parar y cuándo acelerar...», lo describe el ex futbolista azulgrana Eusebio, ahora entrenador de la Real Sociedad y en mayo de 2007 segundo técnico de Rijkaard en el Barça. En esos años, Busquets jugó sus primeros minutos con el primer equipo, en la Copa Cataluña. Dos temporadas después dio el salto definitivo con Guardiola.

Como los buenos futbolistas, de niño era delantero porque metía goles, y también como los buenos, los que mejor entienden el juego, fue retrasando su posición hasta el centro del campo. «Juega mucho con la cabeza. Lo hace todo con sentido», continúa Eusebio. No se le ve en lo alto de las listas que más llaman la atención, como la de Pichichi (marca uno o dos por curso), asistencias o remates, pero en todas las demás siempre figura: es el futbolista del Barça que más pases da (666 en Liga), el que más balones ha recuperado (78) o el segundo que más faltas ha recibido (26). También está entre los más utilizados (1.274 minutos entre todas las competiciones, sólo por detrás de Neymar y Luis Suárez) por las dificultades para rotar, aunque al Bernabéu llega descansado tras participar apenas una hora con la Selección. «Mi posición no es muy vistosa. Estoy para ayudar. Soy un futbolista más productivo que llamativo», admite él en una entrevista a la revista de la RFEF.