FC Barcelona

4-0. Messi tiene un pie de seda

El FC Barcelona golea al PSV Eindhoven en el Camp Nou y es líder pese a sufrir a la contra

El delantero argentino del FC Barcelona Lionel Messi  y el centrocampista holandés del PSV Pablo Rosario / Efe
El delantero argentino del FC Barcelona Lionel Messi y el centrocampista holandés del PSV Pablo Rosario / Efe

El FC Barcelona golea al PSV Eindhoven en el Camp Nou y es líder pese a sufrir a la contra

De la estampida de Dembélé al pie de seda de Messi para estrenar las porterías en la Liga de Campeones 2018/19 y para mover el marcador en una primera parte (y después en la segunda) que se estaba poniendo peligrosa para los intereses del conjunto de Valverde. Primero, el francés arrancó desde su campo tras un pase rápido de Ter Stegen. No era la primera vez que lo hacía en la cálida tarde barcelonesa, en el nuevo horario de la Champions que no vació el Camp Nou. A veces Dembélé es potencia sin control, pero cuando parece que va a perder la pelota, se la acaba llevando y despista incluso a los rivales. Su carrera le dirigió al borde del área, donde le hicieron falta. El sitio ideal para Leo, que teledirigió el esférico a la escuadra con tanta suavidad como precisión, poniéndola muy lejos del vuelo del guardameta Zoet.

Acabó así el argentino con la incertidumbre y con una media hora interesante del PSV. Acostumbrado a llevar el control en su liga, no le importó en el feudo azulgrana refugiarse y buscar las salidas rápidas, tanto con el balón raseado como por el aire, buscando a su delantero De Jong. Lo importante era no perderlo cerca de su portería. Pero es que, además, lograba ser peligroso, como en un contragolpe que Bergwijn desaprovechó. Su tiro se fue por milímetros. También a balón parado asustó el conjunto holandés. El gol rondaba tanto la meta de Ter Stegen como la de Zoet. Tenía la posesión el Barcelona, con Messi algo retrasado para ser organizador más que goleador, pese a que terminó con tres tantos, y con una banda izquierda explosiva con Dembélé, Coutinho y Jordi Alba. Eran las dos fuentes azulgranas para crear ocasiones, pero todo moría en el área o en un mal remate, como el de Luis Suárez después de un pase filtrado de Leo.

Se desplegó el Barcelona con el 1-4-3-3 que ha recuperado su entrenador esta temporada, con Coutinho y Dembélé ya fijos en el «once» de las noches importantes, pero las dudas en el juego, que son un runrún en la Ciudad Condal, no terminaron de desaparecer. No acaba de equilibrarse equipo, por mucho que la capacidad de Busquets siga siendo excelente. Atacaron bien a ratos los chicos del «Txingurri», con jugadas en espacios cortos que despertaban la admiración de la grada, pero no terminan de ser capaces de cerrar los contragolpes. Cuando no pueden presionar bien después de perder la pelota, sufren demasiado. Por eso al principio se vio obligado a hacer demasiadas faltas en zona peligrosa y por eso sufrió Umtiti con De Jong, al que trataba de adelantarse para terminar derribándolo. También con la velocidad del mexicano Lozano lo pasó mal el central. Se veía algo desquiciado al francés, que terminó expulsado, pero sin daño para el colectivo, pues el partido ya estaba solventado. Y lo resolvieron los mismos protagonistas del primer tiempo, después de unos minutos en los que Lozano estuvo demasiado cerca del empate: Piqué se lanzó para despejar un tiro del delantero en el que quien más quien menos ya cantaba gol.

Quedaban 20 minutos, más el añadido. Demasiado para que pasara cualquier cosa. Avisó Luis Suárez con un remate al larguero y golpeó Dembélé de forma espectacular, otra vez por sorpresa, después de girarse de manera inesperada para dejar atrás a dos rivales y de «ponerse» después la bota de Leo para lanzar pegadito al palo. Un gol que se hará viral, estrella en «Youtube» asegurado. Menudo cambiazo ha dado respecto al año pasado. Ahora es atrevido y letal. Ya lleva cinco dianas esta temporada. A su tanto le siguió el de Messi, después de un pase de Rakitic. El «10» remató de forma suave, para que ni la expulsión de Umtiti alterara el final.

Hasta ese momento Valverde no había hecho cambios. Le esta pasando en este comienzo lo mismo que en todo el pasado: no termina de ver soluciones en el banquillo, ni cuando hace rotaciones ni para revolucionar los duelos. Pero la temporada es joven todavía y los jugadores necesitan adaptarse. Al que más suelto se ve es a Arthur. Recuerda a Xavi hasta en la forma de moverse. Su presencia permitió que pese a tener un jugador menos, el balón siguiera siendo dueño del mismo equipo, lo que aprovechó Messi para redondear su noche con un triplete, marcando el tercero con la pierna derecha. Comienza con una goleada el Barcelona la competición a la que más ganas tiene después de tres eliminaciones seguidas en cuartos.

Ficha técnica

Resultado: FC BARCELONA, 4 - PSV EINDHOVEN, 0 (1-0, al descanso).

Equipos

FC BARCELONA: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Busquets, Rakitic (Arturo Vidal, min.85), Coutinho (Lenglet, min.81); Suárez, Messi y Dembélé (Arthur, min.83).

PSV EINDHOVEN: Zoet; Dumfries, Schwaab, Viergever (Isimat-Mirin, min.67), Angeliño; Rosario (Gutiérrez, min.82), Pereiro, Hendrix; Bergwijn (Malen, min.78), De Jong y Lozano.

Goles

1-0. Min.32, Messi.

2-0. Min.75, Dembélé.

3-0. Min.77, Messi.

4-0. Min.87, Messi.

Árbitro: Tasos Sidiropoulos (GRE). Amonestó a Viergever (min.30), De Jong (min.57) en el PSV Eindhoven. Amonestó a Umtiti por doble amonestación (min.55 y min.79) en el FC Barcelona.

Estadio: Camp Nou, 73.462 espectadores.

Ep