Cristiano, camino del oro

La FIFA amplía el plazo para elegir al mejor jugador del año y sus tres goles ante Suecia lo sitúan como favorito. Ya ganó el trofeo en 2008 como jugador del Manchester United

«Ahora lo único importante es trabajar para el Real Madrid y ayudar a mis compañeros»
«Ahora lo único importante es trabajar para el Real Madrid y ayudar a mis compañeros»

Madrid- «Ahora lo único importante es trabajar para el Real Madrid y ayudar a mis compañeros», decía ayer Cristiano después de clasificar a Portugal para el Mundial.

Una vez más, Cristiano cumplió con su rutina, la rutina del héroe, y vuelve a casa sin pensar en otra cosa que en el partido del sábado contra el Almería. El ruido por el Balón de Oro ya no le afecta, aunque la FIFA haya ampliado el plazo para las votaciones, que ya estaba cerrado, hasta el 29 de noviembre. Su actuación en la repesca hace aumentar sus posibilidades y hasta Joseph Blatter, el presidente de la FIFA, que lo ridiculizó hace unas semanas en una charla, lo felicitó en su cuenta de Twitter: «Felicidades a Portugal. Fantástica actuación de Cristiano», dijo, aunque recordó que él no tiene voto en la elección. El portugués puede ser el principal beneficiado por la ampliación del plazo para elegir al mejor jugador del año 2013, pero la FIFA decidió extenderlo antes de la exhibición del madridista en Estocolmo. La explicación oficial es la escasa participación en la votación. El premio, que unificó el Balón de Oro de «France Football» y el FIFA World Player, se otorga en función de las votaciones de los corresponsales de la revista francesa y de los capitanes y seleccionadores de todas las federaciones que están afiliadas a la FIFA.

Los periodistas han cumplido, pero faltan muchos votos de los seleccionadores y capitanes, según el organismo que preside Joseph Blatter. Lo extraño es que ahora se permite cambiar los votos ya emitidos. Para que no haya la confusión de años anteriores, como el pasado, cuando Pandev, el capitán de Macedonia, aseguró que había votado a Mourinho, aunque en su papeleta no se reflejaba, la FIFA ha cambiado el método de votación. Ahora el voto es electrónico.

Las votaciones de «France Football», en las que los corresponsales no se plantean cambiar los votos ya emitidos, sitúan a Cristiano Ronaldo como gran favorito junto a Frank Ribèry. Leo Messi no parece tener muchas opciones, aunque el premio ya ha dado varias sorpresas, como en 2010, cuando los especialistas, si es que los hay, predecían un triunfo de Iniesta y Xavi como premio a la Selección española campeona del mundo en Suráfrica, y volvió a ganar Messi.

Cristiano, por si acaso, sigue haciendo méritos, que son recogidos por las casas de apuestas, donde cada vez le ven más como el principal favorito para el premio. El gran comienzo de temporada del portugués puede ayudarle. Ribèry fue elegido el mejor jugador del curso 2012/2013 en la gala de la UEFA. Lo ganó todo con el Bayern Múnich, la Liga, la Copa y la Liga de Campeones y el premio se otorga a los méritos de la temporada futbolística, no a los del año natural. Después también conquistó la Supercopa de Europa. Las bases del Balón de Oro no recogen si se debe valorar el número de goles, los triunfos colectivos, con su equipo o su selección, o si simplemente es un trofeo concedido al buen gusto futbolístico. Lo único que establece es que se otorga al mejor jugador del año 2013. Y ahí los méritos individuales de Cristiano compiten con los colectivos de Ribèry. Los mismos de Heynckes como entrenador.

«Han sido unos días muy intensos con nuestras selecciones, pero tenemos dos días por delante para preparar de la mejor forma posible el próximo partido. Mi única meta, al igual que la de todo el vestuario, es trabajar ahora para que toda la afición del Real Madrid siga ilusionada con su equipo», asume Cristiano, que sigue haciendo méritos para ganarse un hueco en el corazón del madridismo. A fuerza de goles se ha puesto ya a la altura de los mitos de la historia del madridismo, como Puskas. Supera la media goleadora del húngaro, aunque en aquella época los resultados acostumbraran a ser más amplios.

Al portugués le hace ilusión tener su primer Balón de Oro como madridista. Lo logró en 2008, después de conquistarla Liga de Campeones con el Manchester, pero no ha conseguido ganarlo desde que fichó por el Real Madrid en 2009.

El objetivo de clasificar a su selección para el Mundial ya lo ha conseguido. «Aquí estoy yo», dijo después de marcar el empate a dos en Estocolmo, en un gesto que ya ha repetido alguna vez con el Real Madrid. Ahora, su siguiente plan es ganar la Liga y la Liga de Campeones con el Real Madrid. Después, tendrá tiempo para pensar en el Mundial con Portugal. Y es posible que también el Balón de Oro. Otro mito del madridismo, Raúl, lo reclama para él desde Qatar. «Es el mejor jugador del mundo», dice. «Lleva varios años marcando cuarenta o cincuenta goles por temporada y eso no está al alcance de todos», asegura. El portugués sabe lo que vale y sus compañeros y sus rivales, también.

Ribèry y la sombra de Platini

A la elección del Balón de Oro de 2013 sólo le faltaba la aparición de Hristo Stoichkov para «denunciar» a su manera las presuntas maniobras del presidente de la UEFA, Michel Platini. «Viendo que Platini está trabajando bien, es difícil que no gane Ribèry. Viendo el robo de Francia contra Ucrania... Está hecho, está allí. Es un desastre para el fútbol que éstos sigan ahí robando del fútbol», aseguró el búlgaro antes de entregar la tercera Bota de Oro a Messi. Ribèry, que era el gran favorito antes de la exhibición de Cristiano Ronaldo en la repesca ante Suecia, daba hace días por supuesto que el premio iba a ser para él. «Ya he reservado un lugar. Será debajo de la chimenea, en el salón. Mi esposa lo ha preparado todo. Yo intento no pensar en ello, pero ella cree mucho. En el Bayern Múnich todos consideran que debo ganarlo», afirmaba antes del recital de «CR7». Quizá ahora no lo tenga tan claro.