El Madrid «pasa» de recortes

El centrocampista del Real Zaragoza Rodrigo Ríos "Rodri"celebra la consecución del primer gol de su equipo al Real Madrid
El centrocampista del Real Zaragoza Rodrigo Ríos "Rodri"celebra la consecución del primer gol de su equipo al Real Madrid

El miércoles rinde visita el Galatasaray al Bernabéu, encuentro de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones; Mourinho pensó en ello cuando confeccionó la alineación con esos reservas que serían titulares indiscutibles en el Zaragoza de Manolo Jiménez, según propia confesión. «Me conformaría con los suplentes de sus suplentes», dijo el sevillano; contento al final del partido porque con la desesperación que provoca la visión del abismo –es decimoséptimo– logró arañar un empate, por mérito de los suyos y por deméritos de los madridistas, que se llevaron un punto gracias al gol de Cristiano y a dos paradas de Diego López.

Media hora de partido en La Romareda, gana 1-0 el Zaragoza, el Madrid no es consciente de lo que significa el empate del Barcelona en Vigo y Mourinho manda calentar a Xabi Alonso y Özil. No le gusta lo que está viendo: lentitud, indolencia, un equipo sin velocidad, sin criterio, estático; confiado en que el interés de Kaká propicie el bien común o en que haga una gracia Ronaldo...

Minuto 38, otro buen centro de Marcelo, los centrales locales se hacen un lío con Higuaín, el balón llega como por casualidad a los pies de Cristiano, quien con la izquierda sorprende a Roberto, que no estaba pendiente del primer palo. No necesitó más, ni menos, el Madrid, superior incluso cuando camina, para empatar un partido dos tallas más grande que el Zaragoza.

Las rotaciones de Mourinho eran tan lógicas como incomprensible el desempeño de sus pupilos, que tiraron tres veces a portería en la primera mitad y hubiesen hecho dos goles de no ser porque Roberto desvió el 1-2 a Essien. También pudo mejorar el resultado el rival. Rodri, tras una pérdida de Modric en el centro del campo, aprovechó el envío de Apoño a los 6 minutos y marcó el 1-0. Pudo hacerlo antes, y después. Sin embargo, el 1-1 hacía justicia al quiero y no puedo de unos y al puedo pero no quiero de otros. Excepto a la defensa, tampoco rutilante, y a Cristiano, «Mou» podía haber cambiado a los demás. Pero prefirió esperar; el empate le satisfacía e imaginaba que con un poquito más de velocidad y de interés podía llevarse los tres puntos.

Manolo Jiménez lo sabía, resoplaba en la banda, soportaba estoico el aguacero y torcía el gesto cada vez que el Madrid se aproximaba a su portería. Pesaban cada vez menos Movilla y Apoño, sustituido por Romaric; Postiga apenas recibía juego y a Rodri le sucedía otro tanto. En cambio Roberto mascaba la tragedia; despejó un buen tiro de Cristiano y el poste repelió el de Marcelo.

Se metió el Madrid en el campo del Zaragoza y persiguió el segundo gol; como no llegaba, Mourinho hizo tres cambios en el minuto 60, una temeridad, con media hora por delante. Con Khedira reafirmaba el centro del campo y con Di María y Özil elevaba las revoluciones, tanto que Essien, ahora lateral derecho, pudo cometer penalti sobre Postiga.

Según avanzaba el tiempo, el balón iba de una portería a otra, pero llegaba con más peligro a la de Diego López, que salvó a su equipo de la derrota con dos paradas de mérito, ambas, tras sendos remates de Hélder Postiga. En el otro lado, Di María se empeñaba en regatear, un contrincante tras otro, con un esfuerzo tan estéril como absurdo. Se apreciaban en él los efectos de la altura boliviana, como en Higuaín, y en Özil, los dos partidos contra Kazajistán. De nuevo, la esperanza se encarnaba en Ronaldo.

Pero no estaba el Madrid por los recortes, que no son los que mortifican a media Europa sino los que le acercarían al Barcelona, empatado en Balaídos. Al Madrid le falta convicción, y fútbol para, a falta de nueve encuentros, inyectar picante a la Liga rebajando los 13 puntos de ventaja del líder. Sabía lo que se jugaba y fue incapaz de acercarse al éxtasis. Al Zaragoza le bastó con defenderse regular y atacar con dificultad, no da más de sí. Sus titulares serían los suplentes de los suplentes del Madrid; sin embargo, se vacían porque saben lo que se juegan.

FICHA TÉCNICA.

--RESULTADO: REAL ZARAGOZA, 1 - REAL MADRID, 1 (1-1, al descanso).

--ALINEACIONES.

ZARAGOZA: Roberto; Sapunaru, Alvaro, Loovens, Abraham; Movilla, Apoño (Romaric, min.52), Oriol (Wílchez, min.83), Rodri (Víctor Rodríguez, min.63), Montañés y H.Postiga.

REAL MADRID: Diego López; Arbeloa (Khedira, min.60), Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Modric, Essien; Callejón (Di María, min.60), Kaka (zil, min.60), Cristiano e Higuaín.

--GOLES.

1 - 0, min.6, Rodri.

1 - 1, min.38, Cristiano Ronaldo.

--ARBITRO: Undiano Mallenco (C. Navarro). Amonestó a Loovens (min.12), Rodri (min.58), Alvaro (min.86) y Sapunaru (min.92) por parte del Zaragoza. Y a Modric (min.11), Arbeloa (min.55) y Ramos (min.67), por parte del Real Madrid.

--ESTADIO: La Romareda.