Fútbol

Así juega el nuevo Griezmann

El francés, siempre en entredicho desde que llegó al Barcelona, jugará más liberado sin Messi, aunque ante la Real Sociedad ya mostró su compromiso defensivo

Griezmann, en el primer partido de Liga con el Barça
Griezmann, en el primer partido de Liga con el BarçaJoan MonfortAP

“Griezmann será más importante sin Leo, porque puede ocupar su posición”, aseguró Ronald Koeman. Eso no quiere decir que Griezmann vaya a hacer de Messi, porque nadie puede hacer de Messi, pero sí que con más libertad sobre el césped y partiendo desde la derecha, pueda tener un papel más importante en el Barcelona. En realidad, el trozo de equipo que se ha ido con Leo deben cubrirlo aportando cada uno un poco o un mucho. Griezmann no puede ser Messi porque es otro tipo de futbolista, y quizá ese es el problema que ha tenido desde que llegó al Camp Nou. Con el precio de 125 millones y su rendimiento en el Atlético, un equipo que funciona de forma diferente al azulgrana, se esperaba a un crack y lo que ha tenido el club es otra cosa. Es un jugador con poco desborde en el uno contra uno, pero con gran capacidad de asociación y mucha llegada a portería, algo que sí ha mostrado a ratos en la Ciudad Condal. Pese a momentos concretos en los que encadenó algunos fallos seguidos frente a los porteros, su relación con el gol no ha sido del todo mala: 15 sumó en la primera temporada y 20 en la segunda. Eso sí, siempre por debajo de sus cifras como rojiblancos, donde logró respectivamente en sus cinco campañas, 25, 32, 26, 29 y 21. Como esto no ha venido acompañado de títulos (sólo la Copa de la pasada temporada), queda un poco más difuminado. El problema era que muchas veces si no marcaba, no existía en el partido, su participación era muy escasa.

Así se mueve Griezmann FOTO: T. Nieto

En esa montaña rusa en la que ha vivido en el Barcelona, contra la Real Sociedad llegó a los 100 partidos con la camiseta azulgrana. Casi siempre ha estado en el punto de mira y este verano no ha sido diferente, con su nombre en las listas de rumores de ventas, traspasos y trueques. Sin Luis Suárez y sin Messi, este curso ya nadie duda si debe jugar o no: es titular indiscutible y le toca a él demostrar en el campo que lo merece. El mapa de calor de su debut oficial en la Liga 2021/22 muestra a un futbolista con más participación en el equipo y que pese a partir desde la banda derecha, se deja ver mucho por la zona central desde la media punta. No es un extremo como puede ser Dembélé, de llegar a la línea de fondo y centrar. También volvió a mostrar el compromiso que tiene porque en los momentos malos de la segunda parte fue prácticamente un segundo lateral derecho para ayudar a Dest o Emerson, pero con fuerza para salir a las contras como en el tanto definitivo que acabó marcando Sergi Roberto pasados los 90 minutos. Eso siempre lo ha tenido. “A mí me encanta trabajar con él, es un jugador de equipo, que siempre ayuda sin balón, siempre está alegre, da ánimos...”, le alabó Koeman antes del primer encuentro, pero también le pidió “dar un paso mas y ser más efectivo”, ese paso más ante la portería que justifique en parte la inversión que se hizo en él. Contra la Real lo intentó tres veces y todas se fueron fuera, aunque estuvo cerquísima del premio en un cabezazo. También volvió a enseñar la buena sintonía que tiene con Memphis Depay, que ya adelantó Koeman en la pretemporada. “Conectan bien”, dijo el entrenador. El futuro ofensivo del equipo se centra en esta pareja, a la espera de ver qué pasa con Agüero y con qué actitud afronta, una vez se recupere, el reto del Barça sin Messi; y pendientes también de Ansu Fati y Dembélé, aunque el protagonista el primer día fue Braithwaite con dos goles y una asistencia. El danés no tiene el futuro asegurado en el club hasta que no acabe el mercado de fichajes, pero esa primera actuación fue una pequeña reivindicación. Koeman, de todas formas, quiere fichar otro delantero.