1-1. El Atlético se duerme

Griezmann encontró el tanto que buscaba el Atlético, pero su defensa no consiguió evitar el empate de Carrillo para el Leganés

Angel Correa y Dimitris Siovas en un momento del partido/Reuters
Angel Correa y Dimitris Siovas en un momento del partido/Reuters

Griezmann encontró el tanto que buscaba el Atlético, pero su defensa no consiguió evitar el empate de Carrillo para el Leganés.

Andaba el Atlético en busca del gol y Diego Costa no era una baja demasiado preocupante en ese aspecto. El delantero internacional aún no ha marcado esta temporada en Liga. En realidad no marca desde febrero, desde la goleada del Atlético al Sevilla en el Pizjuán (2-5). El gol en el Atlético es cosa de Griezmann desde hace años. El «7» se ha acostumbrado a que los delanteros que lo acompañan terminen marcando meno que él. Se convierten en una distracción para las defensas, pero es el francés el que acaba poniendo los números en el marcador de su equipo.

Pero esta temporada también se le resiste el gol. Será el Mundial. O no, pero Griezmann sólo había conseguido dos goles en el campeonato hasta que se plantó delante de la pelota en un libre directo que Cuéllar no vio. La pelota salvó la barrera y la mirada del portero del Leganés. Llegó el tercero, una cantidad poco significativa en las cuentas del Atlético, que sólo alcanza los 13 en el campeonato español. Los tantos del francés no suponen ni una tercera parte de los que marca su equipo en la Liga.

Al equipo de Simeone le cuesta marcar, pero siempre ha compensado su escasa facilidad goleadora con su fortaleza defensiva. Pero tampoco funcionó. El Atlético tiene en Butarque su campo maldito en Primera. Las dos visitas anteriores habían terminado con empate a cero. Las estadísticas decían que el tanto de Griezmann, por lo tanto, debía ser suficiente para terminar el partido con victoria. Pero las cuentas no siempre salen y el tanto de Carrillo convirtió el del campeón del mundo en un acto prácticamente inútil. Los tres puntos quedaron reducidos a uno y el Atlético sigue buscando el gol.

Porque Griezmann reclama su puesto entre los candidatos a Balón de Oro. En realidad, reclama la propiedad del trofeo de este año. Como si sirviera para algo más que para inflar el ego del que lo recibe. Es cierto que el francés, que en Leganés lució el brazalete de capitán ante las ausencias de Godín y Koke, no comenzó mucho mejor la temporada pasada. Hasta Navidades había marcado sólo cinco goles, pero tres llegaron en los dos últimos partidos que disputó en 2017. A estas alturas de la temporada su producción era aún menor que este año. Sumaba únicamente dos. En la segunda parte consiguió catorce más, hasta llegar a los 19. En la Liga Europa su aportación realizadora se multiplicó: consiguió seis goles en ocho partidos.

En Leganés, Griezmann consiguió marcar con la pelota parada, pero se le escapó por encima del larguero el remate que terminaba la mejor jugada del Atlético en el partido, una combinación entre Vitolo y Filipe Luis por la banda izquierda. El Atlético necesita que el «7» mejore su puntería y que Kalinic sea una alternativa válida a Diego Costa. En Butarque sólo jugó cinco minutos porque Simeone prefirió a Gelson Martins.

Leganés: Cuéllar; Rodrigo Tarín, Omeruo, Siovas; Juanfran (Carrillo, 72'), Recio, Rubén Pérez, Jonathan Silva; El Zhar (Dani Ojeda, 67'), En-Nesyri (Santos, min 77) y Óscar.

Atlético de Madrid: Oblak; Arias, Savic, Lucas, Filipe Luis; Rodri, Saúl, Correa (Vitolo, 64'), Lemar (Thomas, 72'); Gelson Martins (Kalinic, 88') y Griezmann.

Goles: 0-1 Griezmann (68') en lanzamiento de falta directa. 1-1 (82') Carrillo.

Árbitro: Melero López (Comité andaluz) Amonestó con tarjeta amarilla a En-Nesyri, Jonathan Silva, Cuéllar, Santos y Lucas.

Estadio: Butarque.