Fútbol

Mikel San José: «Benítez ‘‘perdió” dos años conmigo»

Jugador de La Roja. A los 26 años disfruta de su mejor momento y agradece al entrenador del Madrid el tiempo que invirtió en su formación

Mikel San José
Mikel San José

Mikel San José (Villava, 1989) nació en el pueblo de Miguel Indurain, pero siempre supo que lo suyo era el fútbol. Con 18 años se marchó a Liverpool para seguir aprendiendo, dos años de «Erasmus» con Rafa Benítez como profesor antes de regresar a casa. Es un jugador de cantera, en el Athletic y en la Selección. Habla rápido, pero sin prisa, aunque se juegue una multa por llegar tarde a la comida.

–Siempre fue defensa central, pero ¿ha encontrado su sitio como centrocampista?

–Me encuentro cómodo tanto de central como de mediocentro. Últimamente estoy actuando más de mediocentro y cada día me encuentro más a gusto y con mejores sensaciones, pero es verdad que mucho tiempo he jugado de central. Lo mejor de esta situación es que puedo jugar tanto en una como en otra posición y le doy opciones al míster para poder pensar en mí.

–¿Qué le pide Del Bosque?

–Yo creo que lo que a todos, que seamos como somos en nuestros clubes, que lo demos todo, que en el campo seamos tranquilos, pero muy competitivos, que nos asociemos. Que demostremos que queremos estar aquí y que no queremos dejar de venir. El estilo de la Selección es diferente al que tenemos en el club. Es fácil acoplarse porque es convivir con el balón y con estos jugadores es fácil adaptarse.

–Usted trabajó con Bielsa. ¿Valverde y Del Bosque son tan diferentes a él como parece?

–Sí. Todos los entrenadores entre sí son diferentes y ahora estamos viviendo una época muy buena con Ernesto. Éste es el tercer año, y la unión entre cuerpo técnico, vestuario e incluso afición es fenomenal. Estamos muy contentos con él, sabe sacar lo mejor de todos los jugadores. El míster hace posible que el vestuario esté muy unido. Tenerle como entrenador es una gozada.

–Se fue muy joven a Liverpool. ¿Qué aprendió allí? ¿Qué le enseñó Benítez?

–Fue un entrenador que «perdió» dos años conmigo, gastó su tiempo en formarme, en hacerme crecer como jugador, en formar en parte al jugador que soy hoy. Estuve muy contento en Liverpool, trabajando mucho, con una forma de vida diferente, de juego también. Me adapté perfectamente, pero luego me surgió la oportunidad de volver a casa y es algo que no me pensé.

–¿Eso le hizo regresar más maduro a Bilbao?

–Puede ser. Salir de casa con 18 años madura a cualquiera y a mí me ayudó a volver con 20 años siendo un jugador más hecho y a dar rendimiento desde el primer momento a mi club.

–La Selección va perdiendo a jugadores históricos. Por edad o por lesión, como Ramos e Iniesta. ¿Hacen falta nuevos líderes?

–Líderes hay de sobra. Esa mezcla de experiencia y veteranía, de jugadores que han ganado Eurocopas y el Mundial, y jugadores nuevos es una ilusión para todo el mundo y los frutos van saliendo. Calidad hay de sobra y en esta direccción todo va a ir bien.

–¿Ayuda que la mayoría vengan de las divisiones inferiores?

–Sí. Conocer la forma de juego, el estilo de juego, ayuda. Si algo bueno tiene esta Federación es que en todas las categorías se juega a lo mismo, los entrenadores van en la misma dirección y cuando se llega a la absoluta el cambio de estilo no es grande, aunque el nivel es superior. Es seguir avanzando en una misma idea y para todos es sencillo.

–El de Etxeita es un caso extraño. No llega de la «cantera».

–La noticia de Xabi me ha hecho muchísima ilusión por todo lo que ha pasado, por la evolución que ha tenido en el fútbol, no futbolísticamente porque siempre ha sido un gran jugador, pero ha pasado por equipos como el Cartagena o el Elche, por la Segunda División y ha conseguido hacerse un nombre en el fútbol. En el Athletic tuvo un primer año muy duro, pero ha conseguido sobreponerse a todo ello, demostrar que es un gran jugador y que esté aquí es una alegría para mí y para todo el equipo.

–A usted, que nació en el mismo pueblo que Miguel Indurain, ¿nunca le dio por la bicicleta?

–El ciclismo ha estado presente toda la vida. Miguel [Indurain] ha sido uno de los grandes de este deporte y en el pueblo hay muchísima afición, sólo que yo usaba la bici para desplazarme por el pueblo y luego para divertirme usaba más el balón.