Real Madrid

Osasuna enreda al Real Madrid

Los jugadores del Real Madrid Cristiano Ronaldo (d) y Karim Benzemá, se lamentan tras el segundo gol del Osasuna en el partido correspondiente a la decimosexta jornada de Liga BBVA que el Osasuna y el Real Madrid han disputado hoy en el estadio de El Sadar.
Los jugadores del Real Madrid Cristiano Ronaldo (d) y Karim Benzemá, se lamentan tras el segundo gol del Osasuna en el partido correspondiente a la decimosexta jornada de Liga BBVA que el Osasuna y el Real Madrid han disputado hoy en el estadio de El Sadar.

Con dos cero, en contra, con uno menos y aún toda la segunda parte por jugar. Cristiano Ronaldo tuvo un arranque de grandeza y se fue contra cuatro contrarios. Años pasados, hubiese ido a por ellos sin pensar en nada más. Ayer vio al borde del área a Isco y éste pegó el balón al palo para abrir un poco la puerta de la esperanza en un partido que se había puesto muy oscuro para el Real Madrid en El Sadar. Los nuevos pudieron comprobar por qué el campo de Osasuna tiene esa leyenda cuando llegan los blancos. En las últimas cinco visitas, sólo en una había ganado el Madrid. Ayer fue mejor veinte minutos, estuvo en la lona un rato, pero con un poco más de tiempo y algo menos de cansancio se hubiese llevado un choque en el que todo estuvo en su contra. El marcador y decisiones arbitrales, como el penalti no pitado a Modric y la rigurosa primera amarilla a Ramos en una falta que probablemente ni fue.

Con un árbitro dispuesto a poner orden sólo con el castigo, Ramos no estuvo lo suficientemente listo para no sacar el brazo cuando ya iba cargado con una tarjeta. Como sucedió contra el Galatasaray, también esta temporada, el defensa andaluz volvió a abandonar a su equipo en una situación más que delicadada. No está siendo su mejor año, despistado en el campo. Su expulsión dibujó un futuro tenebroso para su equipo en Pamplona.

Podía haberse hecho mucho daño el Madrid en El Sadar, dejarse tanto de lo construido los últimos partidos, pero terminó el partido con la sensación de que pudo ganar. Empujado por el valor de Xabi Alonso jugando de central y el arrojo de Pepe para cortar el balón, darle salida y marcar, el equipo de Ancelotti limitó mucho los daños y puede presumir de empatar tras jugar 35 minutos con uno menos.

La actitud salvó a un Madrid que tuvo veinte minutos como acostumbra, el equipo en el que Modric es un espectáculo con sus pases con el exterior del pie y Marcelo y Ronaldo destrozan la banda izquierda con ayuda de Isco. Tal como se plantó el encuentro en ese principio, parecía que El Sadar iba a ser un paseo para los de Ancelotti, un lugar conquistado.

Pero todo la solidez que había demostrado el conjunto blanco se deshizo en defensa. Diego López estuvo más inseguro que otras veces y Ramos no le ayudó. El segundo gol de los navarros nace de un saque de esquina que se inventan entre ellos. Diego López llega por los pelos a un balón pasado, sin rivales, choca con Ramos, toca la pelota con la punta de los dedos. En ese saque de esquina, mete el segundo Oriol Riera. Antes, el delantero navarro, que ha hecho más de la mitad de los goles de su equipo, había rematado en el área pequeña y sin saltar, ante la confusión del Madrid, tan equilibrado los días antes, los minutos antes y que después le costó salir del lío en el que se había metido.

Con el marcador en contra, todo fue confuso para el Madrid y claro para el Osasuna. Clos Gómez ayudó al desconcierto con decisiones extrañas que desesperaron más a los visitantes. Con uno menos, Ancelotti echó atrás a Xabi Alonso, pero el experimento no funcionó. Osasuna tenía la pelota y estaba más cómodo que nunca en el campo. El partido era suyo. El entrenador italiano intentó recomponer el equipo con Nacho y Di María y amagó con Arbeloa, preocupado porque el Madrid notaba demasiado la inferioridad numérica. Aguantó a Benzema todo el partido en el campo, mientras fue quitando hombres de construcción. Primero a Modric y después a Isco.

Antes de sustituir al andaluz, este arregló el partido. Primero con su gol, después con el pase a Pepe para que el central empatara. Fue justo después de que Clos Gómez igualara el número de futbolistas en el campo. Ancelotti dio salida a Jesé, y Osasuna sintió miedo de verdad. Se le iba al partido. Y tras ir 2-0 con uno más, el empate le pareció bueno.

Ficha Técnica.

2 - Osasuna: Andrés Fernández, Marc Bertrán, Loties, Arribas, Damiá; Silva, Lolo, Cejudo, Torres (Oier Sanjurjo, m.75), Armenteros (Raoul Loe, m.80); y Oriol Riera (Manuel Onwu, m.86).

2 - Real Madrid: Diego López; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Xabi Alonso, Modric (Nacho, m.64); Isco (Jesé, m.83), Bale (Di María, m.54), Cristiano Ronaldo; y Benzema.

Goles: 1-0, M.16: Oriol Riera. 2-0, M.39: Oriol Riera. 2-1, M.45: Isco. 2-2, M.80: Pepe.

Árbitro: Clos Gómez (comité aragonés). Expulsó por doble amonestación a Sergio Ramos (m.43) y Silva (m.78). También vieron cartulina amarilla los locales Arribas (m.11), Cejudo (m.25) y Torres, y el madridista Pepe (m.20).

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada decimosexta de la Liga BBVA, disputado en el estadio de El Sadar, ante 15.978 espectadores.