Fútbol

Bale vuelve a hablar y sus respuestas indignan al madridismo

El jugador, que no pudo disputar el partido del Real Madrid contra el Barcelona, se encuentra en “muy buena forma” para jugar con la selección galesa

Gareth Bale, feliz con Gales
Gareth Bale, feliz con Gales FOTO: MATTHEW CHILDS Action Images via Reuters

El protagonismo de Bale esta temporada llega cuando los equipos descansan y toca partido de las selecciones. Entonces se le ve en las fotos, sonriente, listo para jugar y sin dolores. Vuelve a parecer el futbolista que no es cuando tiene que volver a Madrid y se convierte, en invisible para casi todos. Por ejemplo, el pasado domingo, cuando el Real Madrid no podía contar con Benzema por lesión. Gareth era uno de los que podía sustituirle o al menos, que podía saltar al campo cuando Carlo Ancelotti rectificó el plan con Modric. Bale podía jugar de delantero centro, como ya había hecho contra el Villarreal.

No lo hizo porque antes del encuentro se encontró mal, con dolores de espalda que le impidieron hasta vestirse de corto. Estos días, sin embargo, se ha estado entrenando con Gales, sin ningún tipo de problema. «Todo el mundo tiene molestias de vez en cuando», dijo ayer después de estar mucho tiempo sin hablar. En España está mudo, cuando vuelve a casa sí que lo hace. «Estoy bien, he estado entrenando durante los últimos dos meses y medio», continuó y al decir la siguiente frase, no pudo evitar que se le escape una risita: «Tuve algunos minutos hace tres semanas más o menos, así que estoy en muy buena forma».

El último año de Bale en el Real Madrid está siendo sorprendente, por la desgana con la que se lo está tomando. Y no era fácil sorprender. Ya no tienen nada que perder ni nada que ganar en el club, porque termina contrato en unos meses y ninguna de las partes quiere la renovación. Pero se esperaba un poco más de dedicación. Empezó como titular, se lesionó a finales de agosto y desde entonces fue titular en el encuentro de febrero en Villarreal y jugó los últimos minutos en el choque de París. Aunque Ancelotti no dice nada malo, no cuenta con él. Y el futbolista ya no tiene ninguna gana de luchar por un puesto o por lo menos por ser uno de los primeros suplentes.

No tiene ganas en el Madrid, que con Gales está a tope. «He estado entrenando los últimos días. Preparado para jugar lo que haga falta contra Austria y darlo todo». Gales juega hoy contra Austria una de las semifinales del play off de clasificación para el Mundial de Qatar, una oportunidad única para volver a jugar un Mundial. No lo hace desde 1958.

Si gana, la clasificación no se decidirá hasta junio, por lo menos porque el rival tendría que salir del partido entre Escocia y Ucrania, que no se puede disputar por ahora. Gales no mira más allá, piensa sólo en recibir y ganar a Austria, con Bale como una de sus mejores armas. «No tengo que dar a nadie nada que utilizar en mi contra», dijo ayer cuando le preguntaron por qué no había jugado con el Real Madrid en LaLiga.

Tras irse cedido al Tottenham el curso pasado sin que en ningún momento el club inglés intentase retenerlo, volvió al Madrid para jugar su último año de contrato. Lleva 270 minutos, de lejos, su temporada más pobre y eso que con Zidane acabó fatal. A sus 32 la retirada planea en todos los rumores que hablan acerca de su futuro en el fútbol. «Sé que pensar en el futuro puede provocar dudas en tu propia mente, así que no he estado pensando en eso», aseguró Gareth Bale, que tiene una capacidad inaudita para mantenerse ajeno a todo lo que se dice de él, que suele ser mucho. «Sólo me he centrado en este partido que viene y lo que pase en el futuro, lo decidiré en el futuro. Todavía no he planeado nada para después, porque quiero centrarme completamente en esto», continuó. Es decir que va paso a paso. «Me tomo cada partido como viene, y voy a partir de ahí. No estoy pensando en el futuro porque necesito concentrarme en el ahora y el futuro es sólo una distracción».

En el Madrid ya saben que Bale es incontrolable. Es una pena, porque quedan días difíciles de competición y un Bale enchufado podía ser útil para el grupo. Pero eso sólo se ve cuando se viste con el traje de Gales.