Fútbol

La duda de Ancelotti y el engaño de Guardiola antes del Manchester City-Real Madrid

El entrenador español del club inglés jugó con los medios antes del decisivo encuentro de la ida de la Champions

Guardiola, en el entrenamiento del Manchester City antes del partido contra el Real Madrid
Guardiola, en el entrenamiento del Manchester City antes del partido contra el Real Madrid FOTO: PETER POWELL EFE

Courtois tiene estudiado al Manchester City de Guardiola: «Es un equipo muy difícil, que se mueve mucho, que le gusta tener la posesión, tiene mucho juego entre líneas, será un equipo difícil, pero yo tengo fe en que podemos pasar. Será una eliminatoria muy dura», ha asegurado el guardameta del Real Madrid en su podcast. El portero es clave en el camino del equipo esta temporada, con sus actuaciones en Liga y Champions. No ha dado ni una opción a Lunin porque es inimaginable un Madrid sin él. Es el portero que más paradas suma esta edición de la Champions, 43, muy por encima de las que lleva Ederson, el guardameta del City, que, con un partido menos, sólo suma 10 paradas. Eso sí, ha encajado nueve tantos, uno menos que Courtois.

El portero belga siempre es clave, pero más hoy, en la ida de la semifinal de la Copa de Europa, marcada por los problemas defensivos de ambos equipos. «El aspecto defensivo es una parte importante del partido», reconoció ayer Carlo. El entrenador se piensa si cuenta con Casemiro, un futbolista clave para él, mientras que van a jugar Mendy y Alaba, recién salidos de lesiones, pero que están listos para el choque de hoy. «Mendy está bien, hay algunas dudas sobre Alaba y más dudas acerca de Casemiro. Tenemos más confianza con Alaba que con Casemiro, que lo está intentando y cerca, pero si no juega este encuentro, jugará la vuelta», no se escondió el técnico blanco.

Más problemas tiene Pep Guardiola. En el entrenamiento de ayer ya se vio que no van a estar ni Walker ni Stones, tampoco Cancelo, que está lesionado. «Son dudas. Walker no han entrenado en los últimos diez días y Stones desde el Brighton. Tomaremos la decisión el día del partido, después de hablar con ellos, ver cómo está la gente, cómo se sienten. Lo que es seguro es que habrá jugadores que tengan que jugar en una posición que no es la suya», decía Pep Guardiola, para no dar pistas a su rival, pero el entrenamiento de su equipo lo dejó bastante claro. Lo que no dijo el entrenador es que cuando se fueron los medios, sus dos defensas entrenaron cuando se fueron los medios de comunicación, según el periodista de la Ser Anton Meana.

Tiene que poner una defensa no titular frente a Benzema, el mejor delantero del momento: «Obviamente marca muchos goles, no sólo contra el Chelsea y es un peligro», explicó Pep. También está Vinicius: «Sólo tiene 21 años, llegó muy joven, recibió muchas críticas y esta temporada ha estado fantástico. Está jugando en la selección. A veces nos damos demasiada prisa en criticar a jugadores. Sólo tiene 21 años, está en un gran equipo y sus números hablan por sí mismos», continuó el entrenador español del City.

Después del partido contra el Atlético, del sufrimiento, Pep quiere que contra el Madrid los suyos tengan la pelota y se juegue lo más cerca posible del área rival. Así es como mejor puede disimular su debilidad defensiva. El City es el equipo que más pases da y el que más porcentaje de posesión tiene. Aunque el Real Madrid remata más a puerta que el líder de la Premier. El Manchester City es un conjunto muy de Guardiola, que ya echó al conjunto blanco hace dos temporadas, en el año de la pandemia. «Contra el Real Madrid he ganado y he perdido. Cuando juegas tantas veces contra un mismo equipo se gana y se pierde. Al talento del Madrid no se le combate de otra manera que tratar de ganarles con más talento», continuaba el entrenador español.

Pep da vueltas a su defensa, mientras que Ancelotti al centro del campo. Courtois es un seguro, los centrales le dan la vida, pero la baja de Casemiro le altera los planes. Ahí tiene que contar con Kroos, probablemente y quién sabe si irá acompañado de Camavinga. Si el entrenador lo tiene claro, no lo dejo ver. Hace un par de semanas y viendo que el equipo necesitaba empuje físico, sería la elección más clara, pero Rodrygo ha hecho partidos muy buenos en los últimos días, decisivo en la victoria contra el Sevilla y es probable que el cuerpo le pida a Ancelotti contar con él para hacer daño a una defensa rival que va a ser frágil: «La eliminatoria no se sentencia en el encuentro de ida y mi duda es apostar por los tres delanteros o sólo dos. Tengo que tener en cuenta todo para tomar esta decisión. Rodrygo lo está haciendo bien, pero Camavinga ha aportado mucha energía. Ésa es la duda», se confesó ayer Ancelotti ante la prensa.

Con Camavinga, Valverde seguiría siendo ese falso extremo que ocupa todo el campo, mientras que con Rodrygo, jugaría en la línea de tres en el centro, el lugar que más le gusta: «Siempre trato de dar lo máximo al equipo donde el míster entienda. En el medio me siento más cómodo, soy más vertical y ayudo en defensa. Por la derecha a veces eso se pierde un poco. Si mi granito de arena es aportando ahí, bienvenido sea», dijo ayer.

Ancelotti le va a pedir ese sacrificio, juegue donde juegue para unir al equipo. «Si no tienes un equipo compacto, vas a sufrir. Hay momentos del partido en los que el City va a tener el balón», aseguró. «Pero es simple: tú no puedes mirar lo que hacen, debes defender, con bloque alto, bajo o medio y ganar el balón. Y cuando lo ganas, aprovechar las cualidades, con posición, vertical, con duelos uno contra uno, con combinación. No hay muchos secretos en lo que vamos a plantear en este partido».