Fútbol

Los planes de Ancelotti para el once del Real Madrid sin Casemiro

El entrenador del equipo blanco maneja muchas variantes para sustituir la baja del brasileño, que se marcha al Manchester United

Carlo Ancelotti da instrucciones a Tchouameni
Carlo Ancelotti da instrucciones a Tchouameni FOTO: Antonio Calanni AP

Casemiro se encontrará en el Manchester United con Varane y, si continúa, con Cristiano Ronaldo. Empieza una nueva vida para el centrocampista imprescindible en las Copas de Europa del Real Madrid. Pero también empieza una nueva vida en el equipo blanco, que tiene que ver cómo sustituye a un futbolista al que hasta hace poco se le buscaba relevo sin éxito. Ahora, la misión de Carlo Ancelotti es conseguir que el adiós del brasileño no debilite la competitividad del equipo blanco. La primera prueba es en Balaídos contra el Celta, pero es una temporada larga y la misión del técnico es encontrar al futbolista que mejor se adapte a esa posición y al equipo.

Tchouameni, el heredero

¿Se hubiese ido o hubiesen dejado ir a Casemiro si no se hubiese fichado a Tchouameni? Es probable que la llegada de uno y la salida de otro estén relacionadas. A sus 22 años y tras haber sido el protagonista de un traspaso de 80 millones de euros, sin duda el francés es a quien todos señalan como el futbolista que ya antes que después va a tener que hacerse con el puesto. Ancelotti asegura que defensivamente es muy parecido a Casemiro, aunque tiene más llegada: ““Tiene que aprender, acostumbrarse y posicionarse mejor. Es muy contundente en los duelos, muy fuerte en el juego aéreo, tiene buen pie y llegada a la portería rival. No voy a decirle que juegue como Casemiro, porque la llegada que él tiene tenemos que aprovecharla. Es muy joven y tiene que mejorar, pero está listo para jugar en el Real Madrid”, aseguró el viernes en la conferencia de Prensa antes del encuentro de LaLiga. Si jugase Tchouameni no habría mucho más cambio táctico en el equipo.

Camavinga, a la espera

No está claro si Camavinga es interior o mediocentro o las dos cosas. Aún tiene 19 años y un amplio margen de mejora. Su plan es más a futuro que Tchouameni, aunque tiene la ventaja de que ya lleva un año esta plantilla, conoce a los compañeros, la forma de jugar y protagonizó grandes momentos en las remontadas de la Decimocuarta. En su contra, la juventud que le hace ser muy impulsivo. Tiene que aprender a centrarse en el campo y a contar hasta diez antes de hacer faltas que le cuestan tarjetas amarillas peligrosas para el equipo.

Kroos, la experiencia

Cuando se marchó Xabi Alonso, Kroos se convirtió en mediocentro, aunque no es la posición en la que mejor rinde porque le cuesta el trabajo defensivo. “A mí no me ha dicho que no le guste jugar ahí, puede ser que se lo haya dicho a otros”, aseguró Ancelotti cuando le preguntaron. Y luego bromeó: “Si me lo dice no pasa nada, va a jugar igual”. Para partidos muy físicos, a Kroos se le hace muy largo el puesto, pero para otros, puede funcionar. “Tchouameni es más parecido a Casemiro que Kroos por las características defensivas que tiene, pero Kroos también puede jugar en esta posición, decía Ancelotti. “Tchouameni ha sido fichado para esta posición y de momento es uno de los mejores medios que hay en el mercado. Está la opción de Kroos, que puede jugar en esta posición como hizo el segundo año que estuve aquí. También está Camavinga”, explicaba el entrenador.

Cambios en el dibujo

“Tenemos otros jugadores con otras características porque no solo un jugador con las cualidades de Casemiro puede jugar en esta posición. En esta posición ha jugado en mis equipos Pirlo, que no tenía las características de Casemiro pero lo hizo muy bien”, continuaba el entrenador para explicar las variantes que se le abren sin la presencia de Casemiro. Hasta Valverde puede jugar en esa posición, si lo hace acompañado. También, el equipo puede dibujarse en un 4-4-2 mucho más clásico que ahora, para que el futbolista que haga de Casemiro esté más acompañado en el centro y el equipo más protegido.

La opción Alaba

Tampoco sería una sorpresa que Alaba jugase en esa posición ahora que Ancelotti tiene a Rüdiger para ser compañero de Milito en el centro de la defensa. Aunque el italiano no lo contó como centrocampista, la realidad es que la versatilidad del futbolista austriaco le permite jugar en esa posición como lo hace de lateral o bien de central. Como demostró en la falta que dio la victoria frente al Almería, tiene clase de sobra para tocar el balón y mandar en el equipo.