Un atropello por inercia

El Real Madrid golea al Getafe (4-0) con tres goles de Cristiano Ronaldo

Cuando un partido nace perezoso, a veces basta un ataque de rabia para cambiar la inercia. Un poco de fe de Sergio Ramos para rematar un córner y un gol hijo del barullo para que el Real Madrid resuelva un encuentro que se le había quedado atascado entre las manos de Moyá. El portero del Getafe había mantenido a cero su portería, seguro entre los palos para detener los remates de Cristiano y de cualquiera que lo intentara, pero bastó con verse forzado a salir de su hábitat una vez para que llegara un error de cálculo, una mala salida y el gol de Sergio Ramos.

El Madrid se quitó entonces las apreturas, la incomodidad forzada por la extrañeza del horario y de la alineación. Era a las doce, la hora del fútbol de barrio y bocata, el fútbol de siempre, y Mourinho aprovechó para dar descanso a algunos de los jugadores que considera imprescindibles para enfrentarse el miércoles al Barcelona. Por eso, Sergio Ramos ocupaba el lateral derecho mientras Essien y Modric dejaban en el banquillo a Khedira y Xabi Alonso junto a Diego López, el hombre que ha llegado para cubrir la ausencia de Casillas.

Le costó al Madrid superar la defensa del Getafe, consciente de que no tenía otra manera de competir en el Bernabéu que aguantar atrás y esperar que Colunga domara alguna pelota cerca del área de Adán. El delantero del Getafe hizo bien su trabajo, aunque le faltaba compañía. El Madrid, se atascaba en el borde del área, Özil conducía demasiado y Moyá anulaba todos los intentos de los jugadores del Madrid.

Hasta que marcó Sergio Ramos en el comienzo de la segunda mitad. El gol abrió los espacios que necesita el Madrid y desató a Cristiano. El portugués, que tantas veces ha conseguido goles decisivos para su equipo, se permitió por una vez aprovecharse del marcador a favor para seguir sumando. No tardó mucho en encontrar el primer gol en un contraataque que comenzó Carvalho y que condujo Özil hasta que encontró el momento de regalarle el gol. El 7 aceleró y marcó con un disparo seco y raso con la izquierda. El Getafe estaba confuso, había comenzado el festival de Cristiano, el acelerón para añadir goles a su cuenta. Poco después, fue Di María el que puso el 3-0 en su cabeza. El partido estaba decidido y Özil se marchó con la sensación del deber cumplido. Llegó el tercero, en un penalti de Lopo a Modric en el que el único delito cometido por el defensa del Getafe fue ser más grande que el croata. Marcó Cristiano. Era el momento de su despedida. Tres goles son suficientes y Mourinho lo cambió pensando en el compromiso de Copa contra el Barcelona. El Bernabéu aplaudió la salida de su ídolo y la entrada de Benzema. Con 4-0 en el marcador había poco más que hacer. El Barça espera y no hay mejor rutina para prepararse que una goleada, aunque sea en forma de atropello por inercia.

Ficha técnica:

4.- Real Madrid: Adán; Ramos, Carvalho, Albiol (Khedira, min. 46), Coentrao; Essien, Modric; Özil (Callejón, min. 57), Cristiano (Benzema, min. 72), Di María; Higuaín.

0.- Getafe: Moyá; Varela, Lopo, Alexis, Miguel Torres; Xavi Torres (Míchel, min. 57), Borja; Sarabia (Hugo Fraile, min. 67), Diego Castro, Gavilán; Colunga (Álvaro, min. 76).

Goles: 1-0: min 55, Sergio Ramos. 2-0: min 62, Cristiano Ronaldo. 3-0: min 65, Cristiano Ronaldo. 4-0: min 72, Cristiano Ronaldo.

Árbitro: González González (Castellano-leonés). Amonestó a Özil, Albiol, Sarabia, Miguel Torres, Lopo, Alexis y Gavilán.

Incidencias: Casi lleno en el Bernabéu. Partido de la 21ª jornada de la Liga BBVA.